El conservador Iohannis gana la primera vuelta de las presidenciales en Rumanía

Corresponsal en Berlín Guardar

El presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, se impuso ayer en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, al obtener entre el 38,7 y el 42% de los votos, sin mayoría suficiente para evitar una segunda ronda electoral, según los sondeos a pie de urna que se habían hecho públicos al cierre de esta edición. Por detrás de Iohannis, se situaba la candidata del Partido Social Demócrata, la exprimera ministra Viorica Dancila, con entre el 18 y el 22,5% de los votos. Todo parece señalar que los dos se disputarán la presidencia en la segunda vuelta el 24 de noviembre.

Pese a que el jefe del Estado tiene en Rumanía más atribuciones protocolarias que poder real, estas presidenciales pueden marcar el futuro político de un país que desde 2017 se ha alejado de la UE, al menos en lo referido a la lucha contra la endémica corrupción. Valorado muy positivamente por Bruselas, por la mayoría de socios europeos de Rumanía y por Estados Unidos, el primer mandato de Iohannis ha estado marcado por el enfrentamiento con el gobierno socialdemócrata que salió de las elecciones generales de diciembre de 2016 y su victoria ahora reforzaría el giro que supusieron las recientes elecciones, en la que se hizo con el gobierno el partido liberal-conservador.

El plan de Iohannis para Rumanía se resume en su lema de campaña: «Por una Rumanía normal», un país en el que el mérito y no las conexiones políticas y familiares sean criterios de contratación en el sector público, y en el que se respete el Estado de Derecho y vuelva a combatirse la corrupción. Esta perseguida normalidad contrastaría con la forma de hacer política impuesta por el gobierno del Partido Social Demócrata (PSD) hasta su caída en una moción de censura el pasado mes de octubre, cuyas reformas favorecedoras dela corrupción fueron contestadas en las calles con las mayores manifestaciones desde la caída de la dictadura en 1989 y en los despachos con la frontal oposición de Iohannis.

Para esa misión el jefe del Estado tiene a su favor la investidura este lunes del gobierno en minoría del Partido Nacional Liberal (PNL), al que él mismo perteneció, liderado por su aliado y nuevo primer ministro Ludovic Orban. Orban fue designado primer ministro por Iohannis tras caer en moción de censura el gobierno del PSD de la anterior primera ministra, Viorica Dancila. Si Iohannis revalida el cargo en segunda vuelta, Presidencia y Gobierno estarían en sintonía y terminaría la guerra abierta que el jefe del Estado y el Ejecutivo han protagonizado desde 2017.

En esa segunda vuelta resultará crucial el apoyo de los votantes de Dan Barna, que concurría por la alianza USR PLUS, integrada en el Parlamento Europeo en el grupo Renew Europe, al que pertenece también La République En Marche!, del presidente francés, Emmanuel Macron, o el español Ciudadanos, y que ayer recibió el 18% de los votos. Esta joven formación, con raíces en el activismo cívico, es especialmente popular entre los jóvenes educados de las ciudades, y ha estado al lado de Iohannis en su enfrentamiento con el gobierno socialdemócrata.

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!