El cisne rompe bloques

Se cumple un año de las elecciones generales del 10 de noviembre en las que nos dimos de bruces con la realidad por segunda vez en 2019. El ciclo de fragmentación política que se inició en 2014 no era un sarampión pasajero. Al bipartidismo lo había sustituido el bloquismo y los corrimientos de votos se producían dentro de cada bloque. Primero fue en la izquierda y después en la derecha. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias hicieron lectura rápida de la situación y en 48 horas firmaron el acuerdo para la coalición con el que habían estado mareando la perdiz desde los comicios del 28 de abril. La repetición electoral los había debilitado y aun así consiguieron armar la mayoría precaria y trabajosa que hoy sostiene al Gobierno. La derecha vive todavía la batalla por la recomposición de su espacio que antes vivió la izquierda. El bloquismo cegó cualquier oportunidad al centro, y la huida de Albert Rivera en busca de los votos de PP y Vox dejó a Cs sin capacidad de sumar con nadie.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!