El chavismo afianza su poder en unos comicios marcados por la desmovilización

La votación de este domingo en Venezuela para renovar la Asamblea Nacional parecía un simulacro. El chavismo desplegó toda la maquinaria habitual para los comicios, en Caracas se vieron algunos observadores recorriendo los colegios, pero la jornada transcurrió en un clima de elevada desmovilización. El Gobierno de Nicolás Maduro se hará con el control total del Parlamento en las que, según las encuestas previas, pueden ser unas de las elecciones con más baja participación desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1998, con cerca del 30% del electorado. La gran mayoría de los partidos opositores se abstuvieron esgrimiendo acusaciones de fraude antes de la votación. Las principales instancias internacionales, de Washington a Bruselas, no reconocerán los resultados.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!