«El Atleti es el club de mi corazón»

Filipe Luis se ha despedido esta mañana del Atlético. Después de varias semanas de especulaciones, el futbolista brasileño ha anunciado que deja el club. Probablemente para volver a su país, al Flamengo: «Hay negociaciones», ha reconocido. Pero antes ha querido decir adiós. Lo ha hecho porque hace cuatro años, cuando decidió poner rumbo al Chelsea, no tuvo la oportunidad: «Estaba en Inglaterra, veía los partidos y no podía entender haber salido mal. Ahora tengo la oportunidad de hacerlo bien. El Atleti es el club de mi corazón, mi equipo».

En fecha tan señalada estuvo acompañado por la directiva, el cuerpo técnico y los pesos pesados de la plantilla. Su trayectoria así lo merece. «Hoy toca despedir a uno de los nuestros. Gracias por tu entrega, esfuerzo y compromiso. Eres una leyenda del Atlético», le ha elogiado Enrique Cerezo, presidente de la entidad.

Dueño del lateral izquierdo

«El Atlético deja en mí una huella imborrable. Los mejores años de mi carrera. Todo lo que me ha dado, todo lo que he ganado. No fue fácil ficharme después de que me rompiera la pierna con el Deportivo». Filipe no olvida. Entonces, en 2010, era uno de los futbolistas más apetecibles del mundo, pero una fractura de peroné y luxación de tobillo derecho le dejó fuera varios meses. Se temió lo peor. El Barcelona suspiraba por sus servicios y se terminó echando atrás. El Atlético, en cambio, sí apostó por él. Desde aquel julio de 2010 hasta hoy, Filipe ha jugado 333 partidos y se ha convertido en el segundo extranjero con más apariciones de la historia del club.

Ahora toca decir adiós. Se va después de sopesar continuar un año más. «Siempre me puse a disposición del club. Se han hecho fichajes importantes. Lodi creo que es el mejor lateral izquierdo de Brasil, todo el mundo lo dice. Han sido ocho años y lo mejor era separarnos. La relación es magnífica». El dueño y señor de la banda izquierda del Vicente Calderón -y del Metropolitano- se despide. Y basta con echar la vista atrás para reconocer su trayectoria como rojiblanco. Llegó cuando el Atlético se parecía poco o nada a lo que es ahora. «La sensación es de un club normal. Según va pasando el tiempo ves que no es así. Sientes el calor, la gente. El Atleti acaba entrando en tu corazón».

Cuando aterrizó en Madrid, la dupla de ataque era Agüero y Forlán; se marcha tras haber vivido, en sus propias palabras, «la mejor etapa de un club con más de cien años de historia». Ha sido, además, protagonista de ella, una pieza sin la que no se entenderían todos estos éxitos. Se va con siete títulos en la mochila y con el cariño de toda la parroquia rojiblanca.

Loading...

También ha tomado la palabra Koke, actual capitán del equipo y el único que queda en la plantilla de aquella primera temporada de Filipe. Junto a él ha jugado toda su carrera en el Atlético y un abrazo final con su amigo ha servido para sellar un hasta pronto. Así lo desea él: «Volveré para ayudar a crecer al club, aunque ya es gigante».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!