El arte moderno que permitió el franquismo

Hace medio siglo, en los últimos años del franquismo, Florentino Pérez-Embid (Aracena, Huelva, 1918-1974, Madrid), gran censor de la dictadura, numerario del Opus Dei, rector de la Universidad Menéndez Pelayo y director general de Bellas Artes, quiso crear una segunda residencia para el arte contemporáneo lejos de la estricta vigilancia del Gobierno, tras la fundación en 1968 en Madrid del Museo Nacional de Arte Contemporáneo. Fue así como en noviembre de 1970 abrió sus puertas el Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla (Macse) nada menos que con una exposición de Alberto Sánchez (Toledo, 1895-Moscú, 1962), republicano exiliado en la URSS y autor de la gran escultura a las puertas del pabellón español en la Exposición de París de 1937, El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella, actualmente reproducida frente a la entrada del Museo Reina Sofía.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!