El año en que Brad Pitt hizo olvidar su imagen de alcohólico y mal padre | Gente y Famosos

Brad Pitt se llevó el domingo a su casa un Oscar por su actuación en Érase una vez en… Hollywood, la película de Quentin Tarantino. Fue el último galardón tras una campaña llena de éxitos. En su vitrina se acumulan los premios obtenidos en los SAG Awards, en los Globos de Oro y en los Bafta. A sus 56 años, el actor está en uno de sus mejores momentos y no solo por su trabajo interpretativo. Pitt ha renacido. Tras años en los que solo se hablaba de su divorcio de Angelina Jolie, de quien se separó en 2016, y de sus adicciones, por fin, se ha quitado la etiqueta de culpable de uno de los grandes divorcios de Hollywood para colocarse la de soltero y feliz padre de familia.

La prensa de Estados Unidos ha criticado que el discurso de agradecimiento de Pitt en los Oscar fuera el peor de todos los pronunciados por el actor. Esta vez, no hizo caso de las palabras que le escribe su asesor de prensa y tiró de la improvisación para dar las gracias a sus seis hijos esos «que dan color» a su vida. Hollywood y medio mundo aplaudió a rabiar esas palabras que suponían su redención.

Hace tres años Pitt era prensentado por los medios de comunicación estadounidenses como un actor estancado en su carrera, con problemas con el alcohol que provocaron una bronca monumental en un avión en el que estaba su mujer Angelina Jolie y sus seis hijos. Se habló del enfrentamiento de Pitt con Maddox, el mayor, y cómo Jolie decidió terminar con su matrimonio.

Nunca el actor ha confirmado que esta fuera la causa de la ruptura pero ha habido señales de que algo iba mal en su papel de padre. La actriz luchó durante años para impedir que viera a sus hijos. Solicitó la presencia de psicólogos y mediadores. Jugó con esta baza también para negociar las condiciones de un divorcio millonario. Pero al final el tiempo ha puesto las cosas en su sitio. Pitt ha recuperado el contacto con sus niños, de hecho se dice que no acudió a la entrega de los Bafta porque estaba pasando un tiempo con Maddox que ahora estudia en Corea.

En este tiempo, Brad Pitt también ha hecho penitencia. Ha contado al mundo sus problemas con el alcohol. «Dejé todo excepto la bebida cuando formé mi familia», confesó el actor, quien también  aclara que ahora «está abstemio y en terapia».»Bebía mucho. Se convirtió en un problema. Estoy realmente feliz de que haya pasado medio año sin beber, lo cual es agridulce por lo ocurrido, pero vuelvo a tener el control de mis acciones», contó el actor en una entrevista para la revista GQ en mayo de 2017. Desde entonces se ha mantenido sobrio. En diciembre pasado, en un encuentro organizado por la revista Interview, Pitt le confesó a su colega Anthony Hopkins: «No he llorado en 20 años y ahora, en esta última etapa, me encuentro más conmovido. Conmovido por mis hijos, conmovido por mis amigos, conmovido por las noticias. Simplemente conmovido. Creo que es una buena señal. No sé dónde me lleva, pero pienso que es una buena señal». A lo que Hopkins le contestó: «A medida que envejezcas, descubrirás que solo quieres llorar. No se trata de dolor, se trata de la gloria de la vida».

En este tiempo de terapia y agradecimientos también encontró el momento para desvelar el papel que Bradley Cooper había tenido en este proceso de rehabilitación. «Trabajé para estar sobrio gracias a este tío y, desde que lo hice, mis días han sido mucho más felices. Te quiero y te doy gracias por ello», le dijo el actor a su colega en los premios National Board of Review of Motion.

«Es un hombre nuevo», ha dicho uno de sus amigos a la revista People, que dedica al actor la portada de su último número. «Es feliz, ama a sus hijos y disfruta de su tiempo tranquilo en casa». Pitt pasa más tiempo con sus hijos que nunca. «Las cosas van mucho mejor y él es infinitamente más feliz».

De su vida sentimental no hay noticias. «Quería traer a mi madre, pero no pude porque cualquier mujer con la que estoy al lado dice que estoy saliendo», bromeó en los Globos de Oro. Luego abrió su discurso de los Premios del Sindicato de Actores diciendo que pondría la estatua en su perfil de Tinder. Entre medias se ha dejado ver con su exesposa Jennifer Aniston con quien tras años de tormenta ha logrado establecer una cordial amistad. Los papeles dicen que es un hombre soltero aunque todavía su divorcio esté sin firmar porque queda pendiente el reparto de algunas propiedades que compartia con Angelina Jolie. Y parece que se siente cómodo en este papel.

«Tengo amigos, tengo hijos encantadores, me gusta mi café, me gustan mis perros», le dijo Pitt a People. «No tengo quejas».

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!