El análisis genético de una masacre de hace 6.200 años revela los secretos de la violencia prehistórica

Las fuertes lluvias del verano de 2007 en un pequeño pueblo del norte de Croacia erosionaron el suelo y dejaron al descubierto un pozo lleno de esqueletos humanos. El hallazgo del entierro masivo se dio por accidente cuando uno de los 70 habitantes de la localidad de Potočani estaba construyendo un garaje para el patio de su casa. Mario Novak, jefe del Laboratorio de Antropología Evolutiva y Bioarqueología de la Universidad de Zagreb, cuenta que en ese momento los investigadores de su equipo estaban en la zona haciendo otra excavación y alcanzaron a llegar al lugar antes de que los huesos se deterioraran. “Después de la excavación de rescate analizamos los restos humanos siguiendo un procedimiento estándar y registramos numerosas lesiones craneales perimortem”, dice Novak. En el lenguaje forense este tipo de lesiones son las que están relacionadas o pudieron causar la muerte del individuo. Los golpes en la cabeza de la mayoría de los 41 cadáveres encontrados demostraban que habían sido asesinados y no habían muerto por accidente o causa natural.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!