El amor en los tiempos del móvil

Poco imaginaría Gian Carlo Menotti (1911-2007) cuando compuso su ópera «El teléfono», hace más de ocho décadas, que su cómica caricatura del papel perturbador del invento de Graham Bell en las relaciones humanas iba a convertirse una demoledora realidad. En ella, un hombre enamorado no consigue pedir matrimonio a su novia ante la atención exagerada que ésta hace del aparato telefónico; algo que hoy, en los tiempos del smartphone, es el pan de cada día en las relaciones humanas.

El Teatro Real, que hasta ahora no había puesta en escena ninguna obra del compositor italiano, ha programado «El teléfono» (estrenada en Nueva York en 1947 y subtitulada «El amor a tres») dentro de su ciclo Real Junior, destinado al público infantil y juvenil. Lo hace en una puesta en escena de Tomás Muñoz, dirección musical de Jordi Navarro y un reparto integrado por la soprano Sonia de Munck, el barítono Gerardo Bullón y el actor Pepe Viyuela. En el foso, solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real.

Y es que Tomás Muñoz ha envuelto la ópera, de tan solo veinticinco minutos de duración, en un espectáculo situado en un restaurante, escenario de un programa de citas. Allí se reúnen Lucy y Ben. La ópera se ofrece traducida al castellano, «salvo un aria de Lucy, que canta al teléfono; y como ella tiene tantos amigos en todas partes, lo hace en inglés». El espectáculo incluye además tres arias de otras obras de Menotti, uno de los grandes compositores de ópera de la segunda mitad del siglo XX.

«La música de Menotti es muy accesible; a menudo le criticaban por conservador -explica Jordi Navarro-. Le interesaba que la ópera llegara al mayor número posible de gente, por eso varios de sus títulos son obras cortas». «Sabía acariciar a los intérpretes -apunta Joan Matabosch, director artístico del Real-; por eso muchas cantantes interpretan arias de sus óperas en los concursos de canto».

Según los estudios, los adultos consultan sus móviles una media de cuarenta y siete veces al día, mientras que los adolescentes lo hacen en noventa ocasiones. Parece «El teléfono», por tanto, una ópera adecuada para este difícil público. Tomás Muñoz ha ideado una puesta en escena con, cree, suficientes alicientes. «Es un montaje muy visual, con coreografías, con gente cantando a través de sus móviles, con una música que gusta a pesar de que no es simple… La orquesta toca los tonos más conocidos de los teléfonos móviles. Creo que puede ser atractivo para los jóvenes».

Loading...

Los móviles, lógicamente, deberán estar apagados durante la representación pero, tras el epílogo y la boda de los protagonistas, el público podrá fotografiar la escena, hacerse selfies y compartir la experiencia a través de sus redes sociales.

La función se ofrecerá los días 20 y 21 de marzo en funciones escolares a las que se espera que asistan 6.000 alumnos de diferentes colegios, y los días 23 y 24 de marzo en sesiones matinales dobles.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *