El ADN más antiguo desvela la odisea del mamut

Si algo nos ha enseñado la ciencia es que la máquina del tiempo existe. La molécula de la vida —ADN— conservada en huesos nos ha mostrado capítulos totalmente desconocidos hasta ahora. Por ejemplo que hace decenas de miles de años nuestra especie tuvo sexo e hijos con los neandertales, unos niños híbridos que fueron aceptados y cuidados por sus padres, fueran de la especie que fueran. Otros estudios han desvelado cruces mucho más antiguos, algunos incluso con especies desconocidas que no tienen nombre, pero de las que tenemos constancia por su ADN. También sabemos que mucho tiempo después de aquello, hace 4.500 años, la península fue invadida por una estirpe descendiente de jinetes de las estepas asiáticas que barrieron el rastro genético de los varones locales, posiblemente de forma violenta. Hoy se publica un estudio que aporta un más difícil todavía: un viaje a la Tierra tal y como era hace más de un millón de años, y todo gracias a la molécula microscópica del ADN, que permite que todos los seres vivos de este planeta puedan vivir y reproducirse.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!