¿Dónde están los reformistas?

Reforma de la Constitución, reforma de la Administración, reforma del modelo productivo, del modelo territorial, del mercado de trabajo, de las pensiones, de la educación, de la justicia. La lista de nuestras tareas pendientes parece infinita, viene de antiguo y hay que añadirle ahora la transformación digital. Cualquiera de ellas necesita grandes consensos, porque determinará nuestra vida a largo plazo. Pero la coyuntura política nos aboca a la parálisis o a emprender reformas con casi la mitad del país político en contra. Este será el escenario que se abra cuando los nuevos Presupuestos Generales del Estado echen a andar y cuando haya que decidir cómo captar e invertir el dinero europeo.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!