Distintas formas, mismo fondo

El viernes pasado, en su primera sesión de investidura, Pere Aragonès (ERC) citó a Karl Marx. Y un fantasma recorrió los asientos de los diputados de Junts per Catalunya (JxC). También citó a Pasqual Maragall, un político al que hoy reivindican muchos grupos, pero no los junteros, o juntistas, ese partido de convergentes centrifugados que afirma no ser de derechas, pero tiene los pelos como escarpias por el pacto que ERC ha firmado ya con los anticapitalistas de la CUP. Los de Junts no tenían asidero posible en el discurso eminentemente social de Aragonés, y su reacción no fue la de un socio pretendido, sino la de un implícito opositor.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!