«Discúlpame, discúlpame, pero necesito dinero para el alquiler»

Sucedió en una céntrica calle de Vigo hace unos días. Era casi la una de la tarde y en esta parafarmacia del barrio de Coia había tres empleadas y ningún cliente. Nunca antes habían sufrido un incidente así, así que las trabajadoras cuentan que todo sucedió muy rápido, en cuestión de un minuto. Sin que ellas se lo esperasen, un hombre entró por la puerta armado con un cuchillo. Les exigió todo el dinero que tuviesen en la caja, la recaudación de la mañana, que acabó ascendiendo a unos 250 euros. Mientras esperaba, nervioso, su botín, al atracador les explicó a las empleadas que necesitaba el dinero para pagar el alquiler, entre 250 y 300 euros, les confesó.

Según el testimonio de una de las víctimas, las prisas del ratero hicieron que casi le sacase el dinero de la mano, aunque en el umbral de la puerta tuvo tiempo para disculparse hasta en dos ocasiones por el robo cometido. «Discúlpame, discúlpame» le dijo antes de desaparecer por donde había venido. Tras la denuncia de las dueña de la parafarmacia se ha abierto una investigación para dar con el «amable» ladrón, del que solo se sabe que era un varón de unos 38 ó 40 años, delgado, con perilla y que se cubría parte del rostro con una gorra. Agentes de la Policía Científica ya han examinado el lugar para tratar de recabar más datos mientras la propietaria espera la resolución del caso para recuperar el dinero perdido.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *