Detienen al Rey de los gitanos gallegos con tres kilos de hachís escondidos en el coche

Un nuevo escándalo envuelve al Rey de los gitanos gallegos. La Guardia Civil ha detenido en Salamanca a Sinaí Giménez y al secretario de la Sociedad Gitana de Galicia cuando viajaban, a la altura de Arapiles, en Salamanca, en un vehículo en cuyo doble fondo escondían tres kilos de hachís. El arresto, han informado fuentes de la Comandancia de Salamanca, se ha producido en el control que este martes por la tarde realizaban los agentes en la mencionada localidad, los cuales observaron cómo de un vehículo, en el que viajaban los ahora detenidos, salió despedida una mochila.

Posteriormente, el conductor hizo maniobras de evasión del dispositivo de seguridad, pero los agentes lograron para el automóvil e identificar a sus ocupantes: dos hombres naturales y residentes en Pontevedra. La revisión de la mochila ha permitido el hallazgo de diversos envoltorios conteniendo hachís y cocaína, mientras que del doble fondo del turismo, los efectivos extrajeron cinco bolsas conteniendo numerosas bellotas de hachís por un peso aproximado de tres kilos y un gramo de cocaína.

Giménez fue nombrado Rey de los gitanos el pasado mes de marzo en sustitución de su padre Olegario. Fue el Consejo de Ancianos el que dio luz verde al nombramiento, teniendo presentes los antecedentes con los que cuenta Sinaí. «Es un cargo de una gran importancia en el que, entre otros, se resuelven y se llevan a cabo acciones de ayuda y apoyo para resolver conflictos dentro de la Comunidad Gitana. Sinaí Giménez con solo 37 años ya ejerce de arreglador en toda Galicia con el apoyo de sus tíos, hermanos, primos y Ancianos y además ayuda a otros gitanos de otras Comunidades Autónomas a resolver conflictos donde están implicados personas gitanas de Galicia», explicaron los ancianos.

Sobre su paso por prisión y las acusaciones que pesan sobre él, indicaron que el nuevo rey de los gitanos en Galicia «ni tan siquiera fuma y siempre está en todo momento con sus cinco sentidos y con los pies en la tierra». Unas afirmaciones que la detención de este martes echa por tierra. En agosto de 2017, el también líder del clan gitano de los Morones abandonó ayer la prisión de Villabona, en Asturias, tras abonar la fianza de 50.000 euros que le había impuesto el Juzgado de Cangas en la llamada operación Vida. Giménez y otras personas de su núcleo familiar fueron detenidos en abril de 2016 en el marco de esta causa que investiga la existencia de una organización criminal que se dedicaba a extorsionar a vendedores ambulantes en mercadillos de toda la provincia de Pontevedra.

Tras su salida de prisión, el entorno de Sinaí expresó su «más sincero agradecimiento a todos aquellos que le apoyaron y confiaron en él, especialmente a todos los componentes de la prisión de Villabona, por el «respeto, trato y cariño dispensado».

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *