Descubren un sistema postal de 2.500 años de antigüedad

Antes de que Filípides tuviera que correr desde Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria griega sobre los persas, en el 490 a.C., el vasto Imperio persa ya utilizaba grandes redes de comunicación. Estas facilitaban los mensajes entre los diferentes puntos de su vasto territorio, que abarcaba desde Egipto y Grecia, hasta algunas regiones de Asia central, uno de los más extensos de la historia.

Şevket Dönmez, líder de las investigaciones en el yacimiento arqueológico Oluz Höyük en Toklucak, Turquía, y profesor del Departamento de Arqueología de la Universidad de Estambul, el estudio se centra en la capa del periodo correspondiente a la época persa. «Se ha descubierto durante las excavaciones una monumental carretera que lleva a un santuario, el cual está conectado con un salón repleto de pilares», señaló el arqueólogo en el portal « Daily Sabah History».

Este, según Dönmez, sería un templo de fuego característico de la religión zoroastrista, lo cual podría indicar que esta reemplazó a la religión panteísta y politeísta griega. Este hallazgo indicaría que el zoroastrismo estuvo presente en esta región, un hecho que se desconocía hasta el momento. Pero en lo que de verdad se centraron las excavaciones es en el salón de los pilares, el cual se cree que era una oficina postal.

«Los persas fueron la primera civilización que trajo el sistema postal a Anatolia», explicó Dönmez. «Tuvieron un Imperio que abarcaba grandes zonas, desde Grecia hasta Asia central y Egipto, todo ellos administrado por gobernadores. Estos tenían que asegurarse de que las noticias que enviaban desde la capital a la periferia eran correctas. Para ello, establecieron diversos sistemas de carreteras dentro de sus frontera», añadió.

Estas oficinas postales estaban compuestas por caballos bien descansados para que las comunicaciones fueran rápidas y mensajeros que llevaban los mensajes a través de todo el Imperio, es decir, lo que conocemos ahora mismo como el correo.

Las investigaciones terminarán en septiembre. En ellas, con un total de diez yacimientos, han participado un total de cinco académicos de diferentes universidades; tres arqueólogos, y quince restauradores.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!