De vuelta a la prepa | Sociedad

El regreso a clases y su encuentro con la nueva normalidad será sin duda una de las misiones más delicadas que ha enfrentado el sistema educativo mexicano, tanto en público como privado.

Mientras el semáforo epidemiológico avanza hacia el color verde, único panorama en que se retomarán las clases presenciales, las instituciones preparan todos las medidas sanitarias que han de regir la vida académica postcovid-19.

Cada nivel académico presenta desafíos distintos, pero regresar a las aulas con jóvenes de nivel medio superior se vuelve un caso especial. “Es un gran reto, pues la pandemia nos ha dejado a un adolescente vulnerable en sus emociones, lo que impacta en su estado de ánimo”, comenta Juan Antonio Páez Nájera, vicerrector de Prepa UVM.

Es por ello que el regreso a nivel bachillerato en esta escuela comenzó en realidad desde la implementación de las clases online: durante los meses que lleva la cuarentena, sus alumnos han contado con el servicio de apoyo psicológico en caso de requerirlo.

Para la institución el fortalecimiento de las competencias socioemocionales de los jóvenes es tan importante como el desarrollo de sus competencias de corte académico, y más aún en un entorno tan complicado como el que ahora vivimos. 

Estudiar con sana distancia

La estabilidad anímica de los alumnos no significa que no estén ansiosos por retomar sus clases, por convivir en la cafetería o ejercitarse en las áreas deportivas. No todo será posible y el regreso, de hecho, no será total, ya que las clases se darán en una modalidad híbrida: 20% presencial y 80% a distancia.

Para proteger a quienes acudan a los planteles, UVM ha preparado más de 20 protocolos de seguridad e higiene.

En primer lugar, están las medidas mínimas de protección a las que todos nos hemos acostumbrado de a poco en los lugares públicos: tanto estudiantes como colaboradores y docentes ingresarán a las instalaciones a través de un filtro sanitario en donde se les tomará la temperatura con un termómetro infrarrojo, pasarán una inspección visual para comprobar que no presentan síntomas, deberán colocarse correctamente el cubrebocas y se les aplicará gel antibacterial en las manos.

“Todos los miembros de la comunidad estarán obligados a portar el cubrebocas en todo momento dentro de las instalaciones y a respetar la distancia mínima de 1,5 metros para evitar el contacto físico”, puntualiza Juan Antonio Páez Nájera.

Dispensadores de gel antibacterial en diferentes puntos del campus, carteles con indicaciones de seguridad e higiene y jornadas intensivas de desinfección y limpieza en todas las instalaciones serán parte del nuevo día a día de UVM.

Sin abrazos ni besos

Aunque con toda la seguridad los jóvenes desean saludar efusivamente a sus amigos, así deberá ser por lo pronto la interacción entre los preparatorianos.

En el salón de clases, por ejemplo, el docente deberá asegurar que todos los estudiantes usen en todo momento el cubrebocas, que guarden una sana distancia (las sillas estarán separadas 1,5 metros una de otra), que no compartan materiales ni establezcan contacto físico.

En el caso de las cafeterías, los dependientes usarán equipo de protección personal (careta, cubrebocas y guantes) y sólo tendrán permitido ofrecer comida para llevar. Las actividades deportivas seguirán en pausa. 

Para el vicerrector de Prepa UVM todas estas restricciones son necesarias por ahora para alcanzar los tres grandes objetivos que la institución se ha planteado: “Garantizar la seguridad de la comunidad dentro de nuestras instalaciones, garantizar el cumplimiento de los estándares académicos establecidos y promover la socialización entre nuestros estudiantes”, informa.

Para este último punto, UVM ha preparado programas de integración vía digital, como concursos, conferencias y entrenamientos, con temáticas que cambian todos los días para abarcar los distintos intereses de toda la comunidad: deportes, cultura, responsabilidad social, vida profesional, estilo de vida, etcétera.

O mejor en casa

Prepa UVM seguirá ofreciendo la opción académica 100% a distancia para estudiantes que requieran un nivel extra de protección (alumnos con necesidades especiales de salud o transporte), para quienes tengan inconvenientes debido a su residencia o para los estudiantes que simplemente prefieran continuar sus estudios en casa. 

Todas las actividades se llevarán a cabo a través de la plataforma Microsoft Teams, un espacio de comunicación virtual que los alumnos ya conocen y que permite una interacción permanente con sus compañeros, docentes e institución.

“Tanto el esquema totalmente en línea como la modalidad híbrida se apegan al plan de estudios vigente para clases presenciales y mantienen la calidad educativa y el servicio académico de UVM”, concluye Juan Antonio Páez Nájera.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!