Darle la mano a un juventino y contarse los dedos

La ciudad más golpeada por el coronavirus en Italia ha encontrado un cierto respiro en la clasificación de la Serie A. El AC Milan y el Inter, después de años de penar por las medianías de la tabla, se disputaron este fin de semana el título del invierno (se lo llevaron los rossoneri). Un invierno que, en realidad, ha durado décadas en un estado prolongado de nostalgia. Melancolía del berlusconismo y de sus años dorados en Europa. O de la temporada gloriosa que les dio Mourinho con un triplete histórico los otros. Milán, motor económico de Italia, ha vuelto como potencia futbolística. Y es una buena noticia para una ciudad castigada, pero también para un negocio enjuto. Los periódicos aumentan la tirada, las tertulias tienen más picante y, que nadie se engañe, si hay que colocar el género en Asia, un chino prefiere un Milan e Inter fuertes que un Nápoles-Lazio.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!