Cuatro apuestas negras de tres editoriales pequeñas | Blog Elemental

Ya hemos comentado muchas veces que es difícil manejarse por las caudalosas aguas de la actualidad editorial, especialmente en el género que nos ocupa. Por eso, y antes de las recomendaciones veraniegas, quería hacer un pequeño alto en el camino para destacar cuatro apuestas de tres editoriales pequeñas solo en tamaño que vienen a refrescar la oferta negro criminal. Son muy distintas, las editoriales y las propuestas, pero creo que pueden llevar algo de interés a la vida de los lectores en un verano tan atípico. Pasen y lean.

Dürrenmatt y Allan Poe en Periférica

Esta editorial es que la que participa en la propuesta por vía doble con dos libros muy interesantes. Empezamos por La avería, de Friedrich Dürrenmatt (traducción de Jorge Seca), una nouvelle del autor de la inolvidable La promesa, fascinante desde el moderno alegato contra el ombliguismo de la literatura con el que se inicia. Alfredo Traps (tramposo), un comercial agresivo, mujeriego y triunfador, sin un resto de integridad moral en todo su ser, tiene un accidente con un deportivo en un lugar de provincias y se ve atrapado en casa de un anciano juez que, acompañado de sus amigos fiscales y abogados retirados invitan al protagonista a una cena en la que se desarrolla una farsa judicial que poco a poco va perdiendo su carácter de farsa. Con este planteamiento sencillo Durrënmatt se dedica a hacer lo que mejor sabe: desmontar los cimientos de la moral pequeñoburguesa. Y, de paso, nos regala un buen rato.

Aquí pueden leer el homenaje de Enrique Vila Matas a Durrënmatt

El caso de Poe es distinto. Bajo el título Los misterios de Auguste Dupin, el primer detective, la editorial nos trae, con traducción de Ángeles de los santos, las tres historias más publicadas y leídas del creador del género de detectives. A saber: Los asesinatos de la rue Morgue, con aparición triunfal de Dupin y el célebre misterio tipo habitación cerrada, mono incluido; la genial La carta robada y la seminal El misterio de Marie Rôget, una novela que cada vez que leo me gusta más por lo actual que es, por la influencia que ha dejado en todo el género, por inventar el falso true crime, por mezclar con esa fuerza realidad y ficción.

Lee Child, ahora desde Argentina

No deja de ser admirable el empeño de algunos enamorados de la edición por las misiones imposibles. Desde Argentina desembarca en España la editorial Blatt y Ríos con Noche caliente. Dos historias de Jack Reacher (traducción de Aldo Giacometti). Jack Reacher es uno de mis antihéroes predilectos. Me gusta porque es adicto a la cafeína; porque tiene 10 leyes de lo más macarra, 10 malas noticias para sus enemigos; porque tiene su propio código; me gusta su vagabundeo por el mundo, su nulo apego a lo material, su respeto a las consecuencias de todo lo que hace y ha hecho. Porque en las novelas de Lee Child el pasado de nuestro ex policía militar de dos metros y ojos azules vuelve para pasar factura. Y Reacher sabe afrontarlo hasta sus últimas consecuencias.

Aquí, en uno de los dos relatos, vemos a un jovencísimo Reacher paseando por la Nueva York de 1977. Arqueología para fans del samurái y una buena manera de empezar para los que nunca lo han leído. Guerras pequeñas es la otra historia que trae este pequeño volumen lleno de acción. En este caso es un procedimental más clásico, siempre dentro del canon Child, en el que vemos a Reacher en su época de policía militar. ¿No han leído nunca a Lee Child? ¿No saben de qué les estoy hablando? Están de suerte, bienvenidos, empiecen por aquí. ¿Lo han leído? Bien, estas dos historias estaban inéditas en España (donde RBA ha publicado muchos de sus libros) así que ya tienen más munición.

Les dejo la entrevista que le hice en 2014, cuando ganó el RBA de novela negra.

Graham Greene, un regalo

Siempre es difícil hablar de Greene en un blog de novela negra porque, como tantos otros grandes, el autor de El poder y la gloria es inclasificable. Es cierto que tiene sus novelas de espías, de lo mejor del género pero, ¿y el resto? El final del affaire, que Libros del Asteroide publicó con tanto acierto y éxito, no podría entrar aquí pero sí en cambio El revés de la trama que también nos trae esta editorial con traducción de Jaime Zulaika.

¿Y por qué? Pues no porque haya un policía -el protagonista, el comandante Henri Scobie lo es- o una trama con intrigas, que la hay, sino porque pocos tratan así los rincones oscuros del alma humana, pocos llevan al lector con tanta habilidad a entornos asfixiantes -Sierra Leona en 1948, según experiencia del propio autor- porque hay fracaso, traición, sacrificio y crisis de fe. No me digan que no es negro. Yo le emparento, siempre, con Patricia Highsmith. Nunca me siento tan cuestionado en mis principios éticos como con estos dos, no hay descripción más certera del malestar contemporáneo. Si, de paso, hay algún crimen, bienvenido sea.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!