¿Cuánto marca la primera vez que tienes sexo? | Blog Mordiscos y tacones

El sexo y su despertar son muchas más cosas que el coito en sí, pero es ese momento exacto el que apuntamos en nuestra memoria. Dejar de ser virgen es el resumen de lo que aspira a que suceda cualquier adolescente medianamente enterado del tema. “Una pena que socialmente se asuma que primera vez significa penetración y no relación sexual. Imponiendo así una barrera entre ser o no virgen, tener o no sexualidad madura e inmadura, completa e incompleta…lo que es caldo de cultivo para problemas futuros en el ámbito sexual”, explica Marta Fuentes Galán, psicosexóloga y terapeuta de pareja. Carecer de información afectiva sexual hace que los adolescentes recurran a encontrar la información donde buenamente pueden. Y, como señala la profesional, la mezcla del porno con el mito del amor romántico, se convierten en una bomba de relojería. La primera vez, para casi todos, deja huella. Los chicos se empeñan en dar la talla y las chicas en estar guapas, que no duela y, como recalca la profesional “deben manejar la doble moral que tenemos: se les exige no parecer unas mojigatas, pero sin que nadie piense que puedan ser promiscuas”.

La actriz Ana Milán describe su primera vez como una situación bonita en cuanto a emociones, pero nula si hablamos de placer: “Tampoco podía ser de otra forma. La pérdida de la virginidad tiene, sobre todo para las mujeres, una carga emocional muy brutal. Bastante tenía yo con pasar el trámite y salvar el miedo a que mi madre me lo notara en la cara…Y no, no se pareció a lo que yo imaginaba, puesto que no había golondrinas levantando las sábanas con sus picos, no sonaban violines, ni yo sentí aquello que el cine me había prometido tantas veces”. Pero emocionalmente, acertó: “No fue cualquier chico, fue mi primer novio, ambos la perdimos juntos y hubo tanto mimo y tanto cuidado que para mí el amor pasó a ser un sitio de confianza“. Un sexo que ella ha mejorado y sofisticado: “Lo poco que sé del sexo lo he aprendido escuchándome y teniendo la valentía de preguntar. Los años nos quitan colágeno pero nos dan el regalo de ser más libres con nuestro cuerpo. Para mí, en el tema sexual los años juegan a mi favor”.

Esta es la sal de este guiso. Que el sexo pueda ser un sitio de confianza en el que evolucionemos para llegar a disfrutar y ser felices. Cosa difícil de apuntalar desde el principio, más si eres LGTBI.

María está doctorando en filosofía y género. Como mujer trans, su primera vez, con la que entonces era su novia, fue, como ella misma califica, un horror: ”

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!