Cuando falla la brújula moral

Detrás de la fachada de liberalismo que ofrecen tanto Angela Merkel como Emmanuel Macron se esconde una actitud indiferente hacia los regímenes antidemocráticos. En una ceremonia transmitida en Egipto, pero no en Francia, Macron condecoró al hombre fuerte del país, Abdelfatá Al Sisi, con la Legión de Honor. Merkel ha alcanzado un acuerdo con los gobernantes de Polonia y Hungría a cambio de la decisión de estos de levantar su veto al presupuesto de la Unión Europea. La canciller ha opuesto resistencia a las sanciones contra Turquía y guarda un clamoroso silencio respecto a la violación de los derechos humanos en China.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!