Crisis en el gobierno de Quim Torra por las cargas de los Mossos contra los CDR

Las cargas policiales hechas ayer por los Mossos d’Esquadra en Gerona y Tarrasa (Barcelona) con el fin de controlar las manifestaciones supuestamente «antifascistas» organizadas por los Comités de Defensa de la República con motivo del 40 aniversario de la Constitución han abierto una grave crisis en el gobierno catalán. Una diputada de la CUP resultó herida por la policía autonómica y Quim Torra ha acabado doblegándose a las quejas de los antisistema dando cuatro días a su consejero de Interior para que depure responsabilidades en el cuerpo.

Torra ha hecho esta grave advertencia a la cúpula de los Mossos y del departamento de Interior desde Eslovenia, donde se encuentra de viaje oficial. A su vez, el consejero responsable de los agentes catalanes, Miquel Buch, ha entomado la petición del president afirmando que no le «temblará el pulso» a la hora de buscar culpables por los hechos acontecidos en las las cargas de ayer -en las que varios mossos y manifestantes acabaron heridos-.

«Hay imágenes que no gustan ni a la sociedad, ni al cuerpo, ni a mí mismo, ni al presidente, ni al Govern», ha admitido este viernes el consejero en una de las varias entrevistas concedidas a medios catalanes para tratar de explicar el alcance de la crisis. Sin embargo, Buch ha señalado que era necesaria la intervención policial para evitar que grupos de manifestantes antagónicos se enfrentaran. No en vano, en el caso de Gerona los activistas «antifascistas», muchos de los cuales ataviados con banderas «esteladas» y el rostro cubierto, pretendían boicotear una concentración convocada por varios grupos constitucionalistas y en la que también estaba prevista la intervención de algunos dirigentes de Vox.

Buchha admitido además que en las cargas de los Mossos d’Esquadra «hay imágenes que no se acaban de ajustar a los principios que corresponden a una policía democrática». Las declaraciones del consejero y el «ultimátum» de Torra ha dado alas a las exigencias de la CUP, que siempre ha sido profundamente crítica con las actuaciones de los Mossos, y, especialmente, de su división antidisturbios. Los anticapitalistas han citado a los medios de comunicación este mediodía para explicar su posición. Quim Torra, desde Eslovenia, también ha pedido comparecer para tratar de calmar la situación desde la distancia, no obstante, los últimos acontecimientos no han hecho más que enrarecen, aún más, las ya maltrechas relaciones dentro del bloque independentista.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *