Cree en ellas, base del éxito

En este 2018 España se ha proclamado campeona del mundo sub 17 y de Europa sub 17 y sub 19, además de subcampeona del mundo sub 20. Cuatro éxitos para creer, crecer y enorgullecerse de estas futbolistas de futuro. Para entender estos éxitos hay que mirar hacia atrás, y hacia abajo. Hacia el ímpetu de las niñas que le han perdido el miedo a los obstáculos y a los que, desde hace unos años, construyen a su alrededor el camino más profesional para convertirlas en las mujeres que ganarán los títulos mañana.

En ese sentido, los expertos indican que la labor de las federaciones y los clubes es fundamental para alimentar las vitrinas de la selección española, en todas sus categorías. «El éxito no viene de una sola causa. Es el conjunto, el apoyo de las instituciones, de la Federación, de La Liga, las mejoras y también el compromiso de los clubes, los medios, las propias jugadoras… todo. Por fin los recursos se han puesto a disposición de las mujeres», comenta Vero Boquete, una de las que cambió la realidad del fútbol en España y que vive con ilusión esta época. «En 2004 fuimos campeonas de Europa y desde ahí se han jugado muchas finales. No teníamos mucho apoyo ni seguimiento y hubo muchas puertas que abrir. Pasamos todas las etapas: jugar con niños, en campos de tierra con balones Mikasa, los primeros campos de césped artificial, los viajes interminables en autobús. Ahora es más regular, somos potencia consolidada y el siguiente paso ha de ser serlo también a nivel absoluto. En este camino todos vamos en la misma dirección y se empuja con la misma fuerza».

«Se ha entendido que es una necesidad incluir a la mujer en la red deportiva. Las federaciones invierten en ellas y fomentan la participación de todas. Antes el talento estaba desperdigado porque las chicas no tenían dónde jugar y a lo mejor debían viajar a otra ciudad para encontrar a otras chicas. Ahora se concentra porque hay más equipos femeninos en exclusiva. Eso crea una dinámica de grupo, hay una mayor observación de su desarrollo y la idea de juego se adquiere mucho antes», explica Benito Rubido, entrenador en Ferrol con una buena trayectoria en categorías inferiores. «En los últimos años, se ha fomentado el crecimiento de las licencias y, sobre todo, se les ha dado la importancia que merecen interesándose por ellas y su evolución. También en los clubes, que han visto que invertir en las niñas significa éxito a medio plazo. Intentamos atrapar desde abajo. Cuidar todos los detalles. Todo lo que hay es para ellas», incide en la misma idea Víctor Martín, entrenador del Madrid CFF, también formado en la cantera.

Implicación absoluta

Sin embargo, todavía existen diferencias entre Comunidades Autónomas, pues no todas ofrecen las mismas opciones. «Si no tienes equipos comprometidos pierdes mucho talento y las mujeres no tienen continuidad. Todo el mundo ve que el fútbol femenino es una gran oportunidad. La diferencia está en los que creen de verdad y los que cumplen la papeleta. Si fuerzas a todos los clubes a tener equipo femenino vas a crear frustración y muchas diferencias de trato. Que invierta el que crea», subraya Rubido.

De la mano de la implicación de las mujeres al jugar, los entrenadores desde el banquillo: «Los proyectos cada vez son más atractivos para todos. Se ha fomentado la formación y la especialización de los técnicos por grupos de edad. Esto es fútbol y queremos ser profesionales con independencia del sexo», afirma Martín. «La Federación aumentó nuestra formación. Se ha preocupado de la visibilidad y de que haya un proyecto en el que puedas progresar. Ya no valen los que venían de rebote del masculino», incide Rubido.

Para que este éxito llegue a la absoluta, ambos aceptan que el nivel de la Liga Iberdrola debe crecer, para que las futbolistas tengan ritmo alto de competición y máxima exigencia. Pero estos son los pasos. «La sub 17 es campeona no porque haya habido tres chicas muy buenas. Son todas. También son académicamente excelentes. El talento se genera porque su contexto no es el ideal, saben que lo tienen más difícil, que no pueden vivir de esto. Las hace madurar antes porque la responsabilidad que toman es altísima. Los chicos no lo pueden ver así porque lo tienen todo y lo han tenido todo desde siempre», concluye Rubido.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *