Condenan a dos años de prisión al acusado de estafar 120.000 euros en botellas de vino y whisky

Este martes estaba previsto que un tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla comenzara a juzgar a tres varones como presuntos coautores de un delito continuado de estafa por idear y llevar a cabo un plan por el que pedían grandes cantidades de botellas de vino y whisky a una distribuidora a nombre de terceros, alcanzando el perjuicio para la empresa la cantidad de 120.000 euros aproximadamente. Unos hechos por los que la Fiscalía solicitaba entre cinco y siete años de cárcel y multas. Si bien, tras alcanzar un acuerdo de conformidad entre las partes personadas en la causa, el tribunal sólo ha condenado al principal acusado y excomercial de la distribuidora.

El juicio estaba previsto que se desarrollara durante cuatro días, si bien, tras alcanzarse un acuerdo entre las partes, se ha celebrado una breve vista oral, en la que el principal acusado, J.A.C, que se enfrentaba inicialmente a una petición de siete años de cárcel, ha reconocido los hechos, asumiendo toda la responsabilidad de la autoría de los mismos, exonerando de toda culpa, por tanto, a los otros dos acusados, que han quedado absueltos.

En virtud del acuerdo, el acusado J.A.C., ha sido condenado a dos años de cárcel y al pago de una multa de tres meses a razón de seis euros al día, aceptándose como atenuante las dilaciones indebidas y la reparación del daño, ya que ha devuelto a la empresa 50.000 euros. La pena de los dos años ha quedado suspendida durante tres meses, condicionada a que durante este periodo ingrese los 70.000 euros restantes. De no ser así, quedará sin efecto la suspensión de la pena, según han trasladado a este periódico fuentes del caso.

Según recogía la Fiscalía en su escrito de acusación, para poner en marcha estas fraudulentas compras los tres acusados contaban con una ventaja y es que uno de los acusados había sido comercial de la distribuidora durante un año y medio aproximadamente, entre 2012 y 2013, por lo que se hacía valer de su cartera de clientes para hacer los pedidos que nunca pagaban a la distribuidora. Los hechos ocurrieron entre 2014 y 2015.

Pena suspendida

El acusado J.A.C., «con ánimo de lucro y como comercial de la distribuidora de bebidas y licores, ideó un plan para enriquecerse consistente en tramitar pedidos de bebidas alcohólicas a nombre de clientes que integraban su cartera, sin el conocimiento ni consentimiento de éstos», según señalaba la Fiscalía.

Loading...

La mercancía era recepcionada por el propio acusado u otras personas distintas a los clientes que supuestamente realizaban los pedidos, perjudicando a la empresa de distribución. Al mismo tiempo, mientras desarrollaba su trabajo como comercial, «cuando cobraba de sus clientes los pedidos solicitados por éstos», se quedaba con el dinero en perjuicio de la empresa, constando que «pudo apropiarse de, al menos, 31.440 euros».

Los tres acusados, «con ánimo de lucro y en desarrollo del plan concebido por el comercial», tramitaron hasta tres pedidos con idénticos fines ilícitos. Las bebidas las almacenaban en una nave del Polígono Industrial Las Quemadas de Córdoba y, según la Fiscalía, el perjuicio ascendió a a 153.308 euros, aunque este martes ha quedado fijado en 120.000 euros, de los que 50.000 euros ya han sido respuestos por J.A.C.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!