Con las manos en el software | Innovación

La historia de la cocina es la historia de la evolución de los procesos y de las técnicas culinarias. Del carbón a la vitrocerámica, de la olla de barro a la de vapor, el progreso parecía haber culminado en los diferentes robots de cocina que, capitaneados por la Thermomix o el Instant Pot, han transformado las recetas tradicionales en sencillos procesos de agregar y pulsar botones. Pero la digitalización irremediable de la vida ha trastocado también las cosas del comer: a base de software y hardware se va reinventando la manera que tenemos de enfrentarnos a la preparación de alimentos.

El último de los protagonistas de esta revolución culinaria es el Chef IQ Smart Cooker, un robot de cocina con aspecto de olla de cocina inteligente presidido por una pantalla táctil. La olla presume de su báscula de cuatro sensores y diferentes modos de cocina a presión, de cocción lenta, de salteado y de cocina al vapor, además de modos adicionales como fermentar y mantener el calor.

Las recetas del usuario en la app del móvil se transfieren hasta la pantalla de la olla inteligente, simplificando la labor. El cocinero digital no cocina, sino que acompaña y asiste al dispositivo. Para algunos, la olla definitiva; para otros, un paso más en el alejamiento humano de los procesos orgánicos que dan sentido a nuestra especie.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!