Comparativa | Los mejores robots aspiradores por menos de 250 euros | Escaparate

Pasar el aspirador es una de las labores domésticas más necesarias en el hogar pero también de las que pueden resultar más pesadas. Por suerte, la tecnología desempeña un papel cada vez más importante en los electrodomésticos que tenemos en casa para facilitarnos un poco más las cosas. En especial, si el tiempo disponible no es suficiente.

La irrupción de los robots aspiradores es un ejemplo de ello; gracias a ellos es posible mantener limpio cada rincón del hogar de forma rápida y sencilla: con la ventaja de que mientras lo ponemos a trabajar es posible dedicar el tiempo libre que dejan a otras tareas del hogar o actividades de ocio.

¿Qué modelos hemos probado?

A la hora de seleccionar los robots aspiradores que participan en esta comparativa, hemos fijado un presupuesto máximo de 250 euros. ¿El motivo? Estamos ante una categoría de producto con una horquilla de precios muy amplia que, en algunos casos, supera los 800 euros. Dado que no todos los usuarios tienen el mismo poder adquisitivo, la elección de esta cantidad nos parece acertada.

Los modelos elegidos han sido los siguientes: Cecotec Conga Serie 1090 Connected (8,75), iRobot Roomba 671 (8,75), SPC Baamba Gyro 4.0 (8), Taurus Striker 2.0 (7,5) y Vileda VR 102 (7,25). Cada uno ha recibido una valoración media final. Así, esta nota es el resultado de la evaluación y valoración de diferentes criterios entre los que se encuentran:

– Tipo de sensores: la presencia de estos elementos son habituales en esta clase de dispositivos. No obstante, algunos son más inteligentes que otros y esto influye en el modo en que se desplazan y analizan cada habitación al limpiar.

– Succión: ¿cómo es esta capacidad de succión? ¿y la potencia a la que trabaja el robot aspirador?

– Autonomía: funcionan con una batería que garantiza un tiempo de uso concreto. Lo ideal es que esta batería no se agote antes de concluir la tarea de limpiar.

– Rendimiento: este criterio es clave. Lo que el usuario demanda, al fin y al cabo, es que el robot aspirador sea eficaz, limpie bien y rinda.

– Cepillos: la calidad y el tipo de cepillos que incorporan también son importantes, como las superficies sobre las que trabajan. Por ejemplo, un cepillo rotatorio central es imprescindible para limpiar alfombras.

– Mantenimiento: lo ideal es que el mantenimiento del robot aspirador y sus accesorios resulte lo más sencillo posible.

¿Cómo los hemos probado?

Para realizar las pruebas, cada aspirador se ha encargado de ayudarnos a mantener limpia la casa durante una semana. A lo largo de este tiempo, hemos comprobado cómo se desenvuelve en las distintas habitaciones y suelos (principalmente tarima flotante), aunque también los hemos utilizado con alfombras de pelo fino y no muy alto. En el caso de los modelos que se controlan con una aplicación a través del móvil, los hemos controlado a distancia y programado su funcionamiento para ver si esta app es sencilla o complicada y las posibilidades que ofrece.

Tras nuestro análisis, tenemos que comentar que las cinco propuestas han recibido valoraciones muy positivas. No obstante, los robots aspiradores de Cecotec e iRobot, a pesar de ser las dos opciones más caras, han obtenido la mejor nota. Los resultados que proporcionan han sido los que más nos han gustado y su rendimiento también.

Cecotec Conga Serie 1090

A las funciones de barrer, aspirar y pasar la mopa se suma una cuarta: fregar. Esto explica por qué este robot aspirador de Cecotec incorpora dos depósitos: uno es para el polvo y la suciedad que recoge, y el otro para el agua, donde se tiene la opción de añadir el friegasuelos que normalmente usamos en casa para que quede perfumada.

Los resultados son bastante buenos y, además, hemos comprobado la eficacia de su sistema Wash4You. ¿Cómo funciona? El aparato utiliza la mopa para fregar y realiza un trabajo uniforme por toda la superficie, lo que evita la aparición de pequeños charcos. Precisamente, y para usarlo en el mayor número de superficies posibles, sus creadores proponen tres niveles de fregado.

También contamos con una aplicación para dispositivos móviles Android e iOS desde la que controlarlo a distancia, programarlo y seleccionar cómo queremos que trabaje. Por ejemplo, es posible elegir entre varios modos de limpieza (hasta seis) y potencia de succión, que varía en función de si lo que se desea es una limpieza más o menos profunda. El Cecotec Conga Serie 1090 alcanza una potencia de succión de hasta 1.400 Pa. Aquellos que tenéis mascotas en casa, podréis utilizar un cepillo se silicona especial que viene en la caja. Mientras, el trabajo que realiza con las alfombras (eso sí, de pelo fino) es correcto gracias a un sistema llamado Turbo Clean Carpet.

Equipado con sensores de proximidad, antichoque y anticaída, y un filtro Hepa, la batería alcanza una autonomía de algo más de dos horas y media. Al ser compatible con Alexa y Google Home, se podría controlar dando instrucciones por voz.

iRobot Roomba 671: ideal para hogares con mascotas

Con potencia de succión y altamente eficiente en el desempeño de sus tareas. Así es este modelo de la gama media de iRobot. Junto a la propuesta de Cecotec, son los que mejores resultados ofrecen y para los hogares con mascotas es una excelente alternativa. Consigue estos buenos resultados gracias a su alto grado de inteligencia que le permite, con ayuda de sus sensores, tomar hasta 60 decisiones por segundo mientras está funcionando.

Asimismo, dispone del sistema de navegación iAdapt (suele ser habitual que el fabricante lo utilice con sus robots aspiradores) y un sistema de limpieza basado en tres fases. Este sistema combina un cepillo giratorio lateral con un cabezal de limpieza: tiene la capacidad de auto-ajustarse y adaptar su altura, manteniendo sus dos cepillos multisuperficie sobre el lugar que está limpiando. Si una zona del suelo tiene más suciedad que otra, el Roomba 671 sabe que necesita invertir más esfuerzos y recursos en ese lugar hasta que quede completamente limpio gracias a su tecnología Dirt Direct.

Aunque sobre su superficie incorpora diversos controles para su uso, uno se siente más cómodo instalándose la aplicación iRobot HOME. Es compatible con los sistemas operativos Android e iOS y permite al usuario programar horas de encendido y consultar históricos de limpieza, entre otras posibilidades. Eso sí, en nuestras pruebas, hubo un par de veces donde la conexión Wi-Fi desapareció pero pronto la recuperamos. Los que utilicéis Google Assistant o Amazon Alexa podréis, por otro lado, controlarlo mediante comandos de voz. Su autonomía ronda los 100 minutos de uso y para viviendas en torno a los 90-110 metros cuadrados es idónea. Integra una práctica asa si necesitamos trasladarlo de un lugar a otro.

SPC Baamba Gyro 4.0: mejor relación calidad-precio

Provisto de diversos sensores que identifican no sólo mobiliario y alfombras, también escaleras y desniveles, sus dimensiones se encuentran dentro de la media (420 x 495 x 135 milímetros) y la calidad de los materiales nos ha gustado de manera especial. Cuenta, además, con un filtro HEPA que comparado con uno tradicional captura partículas mucho más pequeñas. Para las personas asmáticas o que sufren alergias, los filtros HEPA son mucho más recomendables porque retiran las esporas de moho, el polvo o los ácaros.

Las tareas de aspirar y barrer las desempeña sin problemas —empleando para ello un cepillo multisuperficie y dos cepillos rotativos—, aunque comparado con otros modelos echamos en falta una mayor capacidad de succión y potencia. Este modelo de SPC incluye entre sus accesorios una mopa de microfibra que se acopla fácilmente: no sólo recoge la suciedad acumulada sobre las superficies donde se emplea, sino que también permite fregar el suelo. Basta con rellenar su depósito de agua que tiene capacidad para 150 mililitros. En superficies tipo parqué es donde mejores resultados obtuvimos y en cuanto al tipo de friegasuelos, lo recomendable son productos de limpieza líquidos y evitar los que tengan cualquier tipo de textura.

Es compatible con Alexa y Google Assistant, y para controlarlo de manera sencilla hay que descargarse la aplicación IoT que es compatible con Android e iOS. SPC ha desarrollado esta app para que el usuario gestione desde sus dispositivos móviles los diferentes productos que propone para el hogar inteligente. Una de estas opciones incluye robots aspiradores.

El proceso de emparejar la aplicación y el Baamba Gyro 4.0 es sencillo y para completarlo hay que dejar pulsado durante unos segundos el botón Clean que se ubica en la superficie (sólo funciona con redes 2.4 GHz). La app es útil para seleccionar entre sus diferentes modos de limpieza, aunque el que mejores resultados ha dado es el automático o snake. También permite programar horas de uso, consultar el estado de la batería (la autonomía roza las dos horas) y hacerle regresar a su estación base, aunque no siempre responde a la primera. Recomendable para viviendas de entre 90 y 120 metros cuadrados.

Taurus Striker 2.0

Respecto a otras propuestas seleccionadas es un robot aspirador más sencillo. Por ejemplo, no tiene estación de auto-recarga. Tampoco Wi-Fi, por lo que el usuario no puede programarlo a través de una aplicación específica para smartphones y tabletas. No obstante, y a pesar de estas carencias, cumple con su función y los resultados que ofrece son buenos; incluso limpiando los pelos que sueltan las mascotas.

Sus características son idóneas para viviendas no muy grandes por dos motivos principales: sus dimensiones son bastante reducidas (265 x 265 x 30 milímetros) y su batería proporciona una autonomía de una hora de uso aproximadamente. La propuesta de Taurus no se recarga a través de la clásica base que poseen otros modelos. Lo hace con un cargador que viene en la caja y hay que invertir entre cuatro y cinco horas hasta que se completa el proceso (un indicador luminoso en rojo informa que el estado de la batería es bajo).

Con una banda de protección anti-rayaduras para no dañar mobiliario ni paredes y con tres sensores anti-caídas, barre, aspira y también pasa la mopa. En este último caso, hay que colocar en la parte inferior del robot aspirador una mopa de microfibra que hay que lavar cada vez que se use. Sus modos de limpieza incluyen tres opciones. En Espiral, el Striker 2.0 da vueltas sobre sí mismo (en cada vuelta, el radio de alcance va aumentando) mientras que con la función Auto los resultados son más eficaces. Eso sí, sus movimientos son más imprevisibles y se echa en falta que trabaje de manera más ordenada. Finalmente, está el modo Perimetral que se emplea para limpiar el perímetro de la habitación.

Vileda VR 102

Si vives en una casa no muy grande y te estás planteando la opción de comprar tu primer robot aspirador, pero no quieres gastarte una suma de dinero importante, es probable que este modelo de Vileda cubra tus necesidades. Como sucede con el Taurus Striker 2.0 no incluye una base donde se auto-recarga ni tampoco cuenta con una aplicación para descargar en el teléfono móvil o la tableta y controlarlo. En este caso, el fabricante ha integrado sobre su superficie tres botones para manejarlo y a los que te acostumbras enseguida.

En el momento de su lanzamiento, este VR 102 tomó el relevo al robot aspirador VR 101. Lo hizo modificando por completo su estética (de un diseño cuadrado pasó al clásico circular) e introduciendo algunas mejoras notables. Por ejemplo, el depósito donde se acumula la suciedad incrementó su capacidad hasta llegar a los 500 mililitros. Además, la boca de succión alojada en la base aumentó también sus dimensiones y la autonomía se situó en los 90 minutos (la batería se alimenta con ayuda del cargador que viene en la base y en unas cuatro horas y media está completamente recargada).

Posee sensores de desnivel y sorprende lo efectivo que resulta su modo silencioso. Valorando el precio que tiene, desempeña sus tareas correctamente tanto sobre superficies lisas como alfombras (evitar las que tengan pelo largo y demasiado grueso). Mientras, sus patrones de navegación incluyen las siguientes opciones: espiral, automático y zig-zag. Tiende ligeramente a chocarse con muebles y objetos, aunque su banda protectora delantera evita que se dañen.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!