Comparativa | Las mejores planchas de pelo profesionales | Escaparate

Si te gusta llevar el pelo con un alisado perfecto, es posible que tengas (o necesites) una plancha de pelo. Y por su relación calidad-precio, una de las opciones más interesantes son los modelos profesionales: los mismos que se emplean en peluquerías y utilizan estilistas y otros profesionales del sector.

Aunque hace años acceder a ellos era complicado por la dificultad de encontrarlos en tiendas o porque sus precios eran bastante altos, ha dejado de ser así, como demuestra esta comparativa. En ella, hemos puesto a prueba cinco modelos de cinco marcas diferentes para averiguar cuál es el mejor según el tipo de cabello.

¿Qué modelos hemos elegido?

A la hora de elegir los modelos, hemos tomado como referencia las firmas más populares y vendidas y también otras que son de fácil acceso gracias a tiendas online. Así, en nuestra selección se encuentran, por orden alfabético, Corioliss C3 (con una nota media de 9,25), GHD Platinum + (9,25), PerfectBeauty Ultimate Slim (8,75), SculpBy Chroma Stylist de Carobels (8,5) y Termix 230º (9).

Así los hemos probado

Para realizar la comparativa hemos invertido más de 30 horas en pruebas, realizado fotografías de los distintos pasos y contado con la colaboración de cinco personas que se han prestado para poder evaluar cada plancha en cabellos de diferente longitud, grosor y nivel de hidratación, además de en melenas simplemente onduladas y otras con rizo cerrado. Es importante, además, destacar que siempre hemos empleado un protector del cabello para evitar los daños provocados por las altas temperaturas a las que se expone.

Durante las pruebas hemos buscado el alisado perfecto: su acabado, el brillo y suavidad que dejan en el pelo y cuánto dura el peinado en perfecto estado. Pero, como las planchas también se utilizan habitualmente para realizar rizos y ondas, hemos repetido las pruebas para comprobar cómo se comportan también en este tipo de usos. Así, hemos valorado:

Aunque no suele ser habitual, en esta comparativa nos hemos encontrado con un empate técnico entre las dos planchas ganadoras. La primera de ellas es el modelo de GHD, que cuenta con un exquisito diseño y ofrece un acabado muy pulido, con brillo extremo y una buena durabilidad; y la Corioliss C3 que, aunque tiene una estética menos perfecta, compensa con la posibilidad de regular la temperatura y unos resultados muy positivos en todos los tipos de cabello: queda muy pulido en una sola pasada, brillante y suave.

GHD Platinum +

Sin duda, GHD es la reina de las planchas de pelo. Y es una fama que se ha ganado a pulso gracias a modelos como el participante en esta comparativa. Con un acabado exquisito, cuenta con placas de cerámica que alisan el cabello a una temperatura constante de 185º; la temperatura ideal para no dañarlo, según la firma. De hecho, gracias a una tecnología inteligente, la analiza hasta 250 veces por segundo (teniendo en cuenta el grosor del cabello, el tamaño de la sección y la velocidad a la que se pasa la plancha) y la va adaptando sobre la marcha.

Durante nuestras pruebas, ha demostrado ser uno de los modelos que más brillo deja en el pelo y también con los que se consigue una mayor durabilidad en el peinado. Al alisar, por ejemplo, deja un acabado muy pulido (sin pizca de encrespamiento) que dura varios días. Al emplearla para rizos —algo para lo que es ideal también gracias a un barril redondeado que desliza genial por el pelo—, nos encontramos con que durante el primer día se mantienen intactos; a partir del segundo quedan más bien como ondas que prácticamente desaparecen el tercero.

Los mejores resultados los hemos notado con cabellos de grosor medio, para los que la temperatura es ideal. Y es que, como no tiene regulador (esto es lo que menos nos gusta), puede resultar demasiado agresiva para cabellos finos y teñidos o insuficiente para los más gruesos y rizados.

Corioliss C3

Disponible en distintos acabados (con diseños de lo más llamativos), este modelo destaca por incorporar unas placas basculantes de titano pulido extralargas ideales para coger grandes mechones de cabello. Esto se traduce, además, en que la plancha es algo más alargada que otras opciones y no cabe en cualquier neceser ‘estándar’. No es problema, ya que viene con uno propio.

Dispone de ajuste de temperatura, permitiendo elegir entre cuatro diferentes: 135º, 180º, 210º y 235º. El cambio se hace a través de unos botones físicos que quedan bloqueados durante el uso de la plancha para que no los toquemos sin querer (se desbloquean muy fácil, apretando dos veces seguidas sobre el botón de encendido). Aunque estas opciones se ajustan bastante bien a los distintos tipos de cabello, echamos en falta una temperatura intermedia entre 135º y 180º, ya que hay bastantes grados de diferencia. Sea cual sea la elegida, la plancha trabaja para que se mantenga estable en todo momento, comprobándola tres veces por segundo. Los resultados son realmente positivos en todos los tipos de cabello: queda muy pulido en una sola pasada, brillante y suave. Este efecto, además, se alarga bastante en el tiempo y sólo a partir del segundo día comenzamos a notar que se pierde el ‘liso tabla’ y aparecen las primeras ondulaciones.

Termix 230º

Con una combinación de placas de cerámica y turmalina (esta última ideal para eliminar el encrespado ya que genera iones negativos), ha demostrado ser la mejor opción para pelos gruesos o muy rizados. En ellos, deja un acabado perfecto, con volumen (no tipo ‘tabla’) y con una durabilidad por encima de la competencia. También es adecuada para otro tipo de cabellos. No en vano, dispone de regulador de temperatura digital que permite establecerla entre 130º y 230º, aunque los resultados no son tan destacados en estos casos, sobre todo debido q que consigue un menor brillo que otras propuestas. La curvatura de su exterior, así como lo bien que deslizan sus placas, perfectamente alineadas y basculantes, hacen que sea muy sencillo realizar también ondas y rizos.

Con cuatro botones de control (encendido y apagado y subir o bajar temperatura), cuando se enciende lo hace directamente a 210 grados; la que considera la marca recomendable como máximo. La alcanza en pocos segundos y, si se desea reducir, también se adapta rapidísimo. Lo mismo ocurre cuando se desconecta: las placas vuelven a estar frías muy pronto.

Durante las pruebas, hemos empleado la plancha para realizar un tratamiento de queratina, para el que se necesita trabajar a las temperaturas muy elevadas (230 grados). Elegimos hacerlo con este modelo ya que la propia marca habla de esta función en las instrucciones del dispositivo. El resultado no podría ser mejor.

Perfect Beauty Ultimate Slim

Sus placas son completamente diferentes a todas las demás, porque se combinan distintos materiales: turmalina, cerámica y titanio. Esto se ve a simple vista al mirar la plancha, ya que se ven claramente los colores que las identifican (negro, rojo, plateado). Cuando la encendemos, además, vemos como entre las placas inferiores se ilumina una zona adicional: los infrarrojos. Esta combinación, según la firma, protege, hidrata, cuida la cutícula, mantiene y reestructura la fibra y previene enfermedades del cuero cabelludo. Aunque este aspecto no podemos valorarlo ‘científicamente’, tras nuestras pruebas sí podemos realizar una afirmación: los resultados son los mejores en los pelos más dañados y en los que las puntas abiertas son más visibles. Además del aspecto pulido, aporta muchísimo brillo. Además, no hace falta que la temperatura se establezca a temperaturas muy altas (es posible regularla entre 130º y 230º en pasos de 10 grados) y las placas basculantes facilitan el deslizamiento, también con los rizos. En cuanto a la durabilidad del peinado, está en la media, tanto en lo que se refiere al alisado como a las ondas.

Aunque el modelo que hemos probado es el Slim (de placa estrecha), hay otro con las placas más anchas ideal para las melenas más largas; por lo demás, el resto de ajustes y características son iguales.

SculpBy Chroma Stylist de Carobels

Una sola pasada con esta plancha con placas de titanio basculantes es suficiente para conseguir un alisado perfecto. Entre sus características se encuentran la presencia de calentadores cerámicos de última generación que mantienen constante la temperatura en toda la placa y durante todo el tiempo de utilización; la presencia de tecnología infrarroja y de iones negativos que cauterizan la cutícula dando brillo y suavidad al cabello y eliminando el encrespamiento; y la posibilidad de regular la temperatura entre 140º y 230º.

Con un diseño morado muy llamativo y dotada de una pantalla en la que se muestra la temperatura de trabajo, cuenta con cuatro botones muy parecidos a los del modelo de Termix aunque, en esta ocasión, a los de encendido/apagado y aumentar o reducir la temperatura se le suma otro encargado de memorizar nuestra temperatura favorita. En cuanto a los resultados, podemos afirmar que son muy positivos, aunque no tan llamativos como con otros modelos. En definitiva, alisa bien, rápido, deja bastante brillo y dura algo más de un día el peinado perfecto. En los rizos, su superficie redondeada facilita el deslizamiento del cabello, notando sensaciones similares a las del alisado. Por lo demás, se acompaña de un bonito neceser térmico a juego con la plancha.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!