¿Cómo hay que llamarlo?

Un estudio publicado en exclusiva por EL PAÍS sostiene que Jair Bolsonaro lideró “una política institucional de propagación del virus”, con el objetivo de contagiar a la mayor parte de la población para acelerar la reanudación de las actividades económicas. Realizado por la Universidad de São Paulo y la ONG Conectas Derechos Humanos, el estudio se basa en el análisis de 3.049 normas federales de 2020. Los actos y las declaraciones de Bolsonaro y su Gobierno fueron determinantes para producir más de 220.000 muertes. Ya han llegado más de 60 solicitudes de impeachment contra Bolsonaro al Congreso y tres comunicaciones por crímenes de lesa humanidad relacionados con la covid-19 en la Corte Penal Internacional. La pregunta es: ¿cuándo la prensa se permite llamar a un delito “delito” y a un criminal “criminal”?

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!