¿Cómo es la cartera modelo que aconsejan los gestores para el nuevo año? | Mercados

La principal promesa de rentabilidad para 2021 está en la Bolsa, aunque no todo vale. La pandemia ha demostrado que hay una serie de sectores que han confirmado su proyección a futuro, como la tecnología y la salud, y que seguirán siendo una apuesta atractiva en el año nuevo, y otros tantos cuya suerte queda ligada a la recuperación económica y que no van a regresar a los beneficios con igual intensidad.

En BlackRock, la mayor gestora del mundo, son prudentes con la Bolsa y su posición estratégica en renta variable es neutral, a la vista de las elevadas valoraciones y de un entorno desafiante para la generación de beneficios y el reparto de dividendos. Pero sí hace una apuesta táctica por las compañías tecnológicas estadounidenses de calidad, que han mostrado sobrada resistencia este año. Son la baza en caso de decepción en la política fiscal o en la distribución de la vacuna. Y también confía en los valores cíclicos, aunque de forma selectiva.

La receta bursátil de UBS para 2021 son los valores de mediana capitalización estadounidense, las empresas de pequeña y mediana capitalización de la zona euro, determinados valores financieros y de energía y los sectores industrial y de consumo cíclico. “En conjunto, prevemos que las rentabilidades nominales se situarán en una media del 5% al 8% anual en los mercados desarrollados (en dólares), en comparación con el 9% a lo largo de los últimos 15 años”, añade la entidad suiza.

La inflación no es en ningún caso una amenaza capaz de restar en el nuevo año rentabilidad real a la Bolsa. De hecho, los principales bancos centrales mantienen a toda máquina sus estímulos en su ausencia. Para Goldman Sachs, la falta de presión inflacionista es, además, motivo para apostar por la renta variable. “Las Bolsas han registrado los mayores retornos anuales en los periodos en los que la inflación es muy baja, por debajo del 1% aunque en ascenso”, explica el banco estadounidense, que prevé que la Bolsa global registre un incremento en el beneficio por acción en 2021 del 34%, frente al descenso del 20% sufrido en 2020.

“A medida que la actividad comercial se recupere en 2021, anticipamos un fuerte repunte en los beneficios corporativos. El aumento del crecimiento de los beneficios es positivo tanto para las acciones como para el crédito, pero proporciona un viento de cola más significativo para los mercados de valores. Por eso, históricamente, la renta variable ha generado mayores rendimientos durante las primeras etapas de un ciclo económico”, insisten desde Pimco.

La inversión temática será también otra de las pautas para invertir en Bolsa en 2021, aún más relevante tras el Covid-19, señalan desde Schroder. El cambio climático, la innovación sanitaria, la urbanización, la automatización y la digitalización, temas relevantes desde hace años, seguirán marcando el paso de la economía mundial.

 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!