Cómo ahorrar en la carísima factura de la electricidad

El real decreto aprobado hace unas semanas sobre la transición energética y la protección de los consumidores facilita el cambio de potencia en los hogares con hasta 15 kW contratados, lo que puede conllevar un recorte en la carísima factura de la electricidad, ya que un gran número de consumidores tienen contratada una potencia superior a la que necesitan. Una reducción de esa potencia, que ahora se puede hacer en múltiplos de 0,1 kW (antes era de 1,1 kW) supondría un ahorro de unos 290 millones de euros para los consumidores domésticos.

Los cálculos realizados por Joaquín Coronado, fundador y CEO de la comercializadora Podo y ex consejero delegado de Hidrocantábrico y ex vicepresidente de Naturgas, apuntan que 8,4 millones de puntos de suministro residenciales, de los 28,4 millones existentes, podrían rabajar la potencia contratada. Si a ese ahorro de 290 millones de euros se le suma el correspondiente impuesto de la electricidad y el IVA, la rebaja final sería de 369 millones de euros.

Sin embargo, lo que tendría un mayor impacto en el recibo de la luz sería el cambio a una tarifa con discriminación horaria. Este traspaso supondría otro ahorro para los consumidores de unos 530 millones.

La tarifa con discriminación horaria tiene dos tramos: las horas punta (de 12 a 22 horas) y las horas valle(de 22 a 12 horas) en invierno. Durante las 10 horas punta, el precio de la luz tiene un sobrecoste del 20%, pero en las 14 horas valle el precio es un 60% más barato. Esta tarifa es la adecuada para aquellos consumidores con un 30% de su consumo total en horas valle.

La realidad es que la mayor parte de los puntos de suministro en España ahorrarían utilizando una tarifa con discriminación horaria, afirma Coronado. «Considerando el perfil de consumo de la propia REE, el ahorro anual calculado para los consumidores residenciales podría ascender a unos 530 millones de euros si todos los que se pudieran beneficiar de una tarifa con discriminación horaria la adoptaran. Si a eso sumamos el ahorro del pago por IVA (21%) y el impuesto eléctrico (5,11%), el recorte anual asciende a 674 millones de euros».

De esa cifra, 307 millones correspondería a los clientes que actualmente están en la tarifa pvpc y 367 millones los que están en el mercado libre.

En la actualidad hay 11,3 millones de puntos de suministro que son servidos por comercializadoras de referencia, de los cuales solo 0,7 millones tienen una tarifa con discriminación horaria, es decir, un 6,2%. Por el contrario, las comercializadoras en el mercado libre sirven a 17,1 millones de puntos de suministro, de los que 4,4 millones tienen discriminación horaria, es decir, un 25,7%.

«Cuando además se analiza la distribución por tarifas de acceso de los clientes de las comercializadoras libres que pertenecen a grupos verticalmente integrados (Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Viesgo) se observa que solo un 23,9% de los clientes tiene discriminación horaria, mientras que un 56,3% de los clientes de las comercializadoras independientes sí la tienen», subraya Coronado.

Por otra parte, el CEO de Podo pide la supresión del pago de 9,04 euros más IVA que deben realizar los consumidores a las distribuidoras por la modificación de tarifas y la reducción de potencia. «Ya no tiene sentido con los contadores inteligentes», destaca.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *