Colau y la Sagrada Familia regularizan las obras del templo 133 años después de que empezaran

La Sagrada Familia ya no incumplirá la normativa de obras. Tras 133 de trabajos que nunca han contado con la licencia pertinente ya que ni el Ayuntamiento las había requerido ni los responsables del templo habían pagado los trámites, ambas partes han firmado el acuerdo para regularizar los trabajos y poner fin a una situación de alegalidad que disgustaba al gobierno de Ada Colau.

A grandes rasgos, el acuerdo pionero estima que la Sagrada Familia pagará, a cuenta de las licencias no actualizadas, unos 36 millones de euros en los próximos diez años. De ellos, se hará una aportación directa de 22 millones al transporte público de la zona y otros 7 millones para mejorar los accesos al Metro. También se destinarán 4 millones a urbanizar los entornos para mejorar la convivencia entre turistas y vecinos y obros 3 millones irán a mejorar servicios de limpieza y mantenimiento del espacio público.

“Hoy es un día felizmente histórico”, ha reiterado la propia alcaldesa, que ha presentado el acuerdo junto al presidente delegado de la Junta Constructora del templo, Esteve Camps. “Había una anomalía acumulada durante décadas, la gran obra se estaba haciendo sin licencia. Es bueno para todos regularizar la situación y encontrar el mejor encaje posible”, ha destacado la alcaldesa.

Por su parte, Camps también ha querido poner de manifiesto el positivo diálogo conseguido en estos dos últimos años, que será muy útil para encarar el tramo final de las obras, que previsiblemente acabarán en 2026. “Negociando la gente se entiende”, ha reiterado.

Ahora, el Ayuntamiento iniciará este noviembre los trámites para acordar el plan especial para la obra y la licencia, que podrían estar legalizadas durante el primer trimestre de 2019.

Pendientes de la fachada de la Glòria

Loading...

El paso que se ha dado esta mañana ignora la gran negociación pendiente: el proyecto original de Antoni Gaudí contemplaba que la fachada de la Glòria, en la calle Mallorca, se extendiera más allá de los actuales límites del templo, lo que obligaría a derruir varios bloques de viviendas residenciales. Los responsables del templo han asegurado que en breve se pondrán “manos a la obra” para concretar cómo se tiene que ejecutar esta recta final de los trabajos.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!