Cocción uniforme y antiadherencia garantizada: el set definitivo de ollas, sartenes y cazuelas Amercook | Escaparate

El menaje de cocina es determinante a la hora de conseguir buenos resultados cuando se realiza cualquier receta: si sartenes, ollas o cazuelas se pegan o no ofrecen una cocción uniforme, las elaboraciones no quedarán como deberían. Y la durabilidad de la construcción o de la capa antiadherente también son una señal inequívoca de que nos encontramos ante un buen producto.

Amercook es una marca que cuenta con estos y otros productos como woks, grills o cazos. Todos tienen en común el uso de materiales resistentes, un potente antiadherente (distintas capas según el tipo de producto), bases gruesas de aluminio y fabricación sin PFOA: ácido perfluorooctanoico, también conocido como C8, como uno de los tóxicos de los PFCs más peligrosos y bioacumulativos y prohibido por la Unión Europea. Además, su gama amplia de productos son aptos para todo tipo de cocinas, incluyendo inducción.

¿Qué modelos hemos elegido?

Para las pruebas, hemos elegido tres productos de sus gamas más populares: EasyCook, una olla de baja presión (con una puntuación media de 9 puntos); las sartenes Rockstone (8,75); y las cazuelas para horno Terracotta (8,5).

De ellas hemos valorado:

– Construcción: calidad del acabado o durabilidad de los materiales, entre otros.

– Antiadherente: si se pegan los alimentos con o sin aceite.

– Cocinado: la capacidad para conseguir una cocción uniforme en distintos tipos de cocina y con diferentes recetas.

– Limpieza: la facilidad para lavarlas de cara al próximo uso.

Así los hemos probado

Para probar los tres productos, los hemos empleado para realizar todas las recetas del menú semanal: guisos como unas lentejas estofadas, una paella de verduras terminada al horno, gambas al ajillo, tortilla, filetes, lasaña de verduras con bechamel… Exceptuando el caso de las cazuelas (que también han pasado por el horno), siempre se ha empleado la misma cocina vitrocerámica, probando diferentes intensidades de calor. Además, como precaución siempre se han utilizado complementos de madera y se han fregado a mano, pese a que son aptos para el lavavajillas.

Amercook EasyCook

La tecnología de esta olla de baja presión es desconocida para muchos: se trata de una mezcla entre las ollas a presión y las cazuelas tradicionales, en el sentido de que combina lo mejor de unas y otras. Así, por ejemplo, acelera el proceso de cocción de los alimentos, pero se puede abrir durante las elaboraciones para añadir más ingredientes.

Estéticamente está muy cuidada, con un cuerpo de aluminio fundido, un fondo difusor indeformable con base ferrítica y una capa antiadherente anterior de tres capas. Con 5 litros de capacidad, es más ancha que alta y encaja perfectamente con un fuego de tamaño medio —tiene 24 cm de diámetro—.

Le acompaña una tapa con gomas de silicona en la que la estrella es el cristal, lo que permite —siempre y cuando no haya mucha condensación— ver la elaboración. De hecho, este componente es una de las claves del funcionamiento de la olla, ya que cuando se coloca, el recipiente queda cerrado de forma hermética (incluso sin fijarla, solo sobreponiéndola). De esta manera, hace que el interior alcance una temperatura de 100ºC aproximadamente y se cocina más rápido. Además, su válvula regula la presión de manera constante, evitando que sea demasiado alta. Para abrirla, basta con desbloquear la tapa y hacer un poquito de fuerza.

En líneas generales, el uso es facilísimo, no se pega nada, es rápida cocinando y hemos notado que no salen los olores como sí pasa en otros tipos de olla. ¡Ah! Tiene asas ergonómicas de baquelita con cierre de seguridad, aunque no es indispensable bloquear la tapa para obtener buenos resultados de cocción. La hay en color rojo y también en negro.

Amercook Rockstone

No se raya, no se pega y es compatible con todos los tipos de cocina. Estos podrían ser los tres principales beneficios de emplear una sartén de acabado efecto pizarra como esta. Con un diámetro de 24 centímetros (aunque está disponible también en 20, 22, 26 y 28 cm y en packs), tiene además una base de aluminio de gran grosor, un mango de acero inoxidable muy bien remachado que transmite sensación de durabilidad y un interior antiadherente endurecido: la marca emplea para ello un proceso de fabricación con partículas de metal que añaden resistencia.

Aunque tarda un poco en coger temperatura, algo que achacamos sobre todo a su grosor, luego la mantiene de manera adecuada, consiguiendo elaboraciones uniformes en todo tipo de alimentos: desde una jugosa tortilla francesa a un filete. No se pega nada aunque no se utilice aceite y se friega fácilmente. Hay que esperar bastante a que se enfríe, eso sí. Puede meterse en el lavavajillas, pero no suele ser recomendable.

Amercook Terracotta

Una actualización de las clásicas cazuelas de barro que, eso sí, emplea materiales modernizados. El pack que hemos probado está compuesto por tres cazuelas de 16, 20 y 24 centímetros. Destaca sobre todo su base de aluminio, bastante gruesa. Son muy ligeras (nada que ver con las de barro tradicionales) reforzadas con partículas de metal y un acabado rugoso tanto en el interior como el exterior. Cuenta además con un antiadherente de cinco capas endurecido con polvo de piedra que, durante las pruebas, ha demostrado su solvencia en todo tipo de elaboraciones.

Aptas para lavavajillas, se limpian igualmente bien y tienen en común con otros productos de la marca su capacidad para conseguir una cocción uniforme y, en este caso, la ausencia de mango puede ser un hándicap: se calientan muchísimo, por lo que hay que tener especial precaución al cogerlas durante las elaboraciones.Por ejemplo, al empezar un arroz en la vitrocerámica y terminarlo en el horno.

Y es que este producto sí que puede meterse al horno. De hecho, es especialmente en él donde hemos conseguido los mejores resultados. Un último detalle: es difícil taparlas con film transparente si se desean utilizar para guardar la comida una vez cocinada, ya que no se adhiere a su superficie.

¿Por qué debes confiar en mí?

Soy periodista con más de 10 años de experiencia en el sector tecnológico. Durante este tiempo, he elaborado reportajes, artículos y todo tipo de contenidos relacionados con los más variados aspectos relacionados con la tecnología. Además, durante los últimos años me he especializado en el análisis de productos para distintos medios —incluido El País—, lo que me ha llevado a probar cientos de ellos, de todo tipo y gama: desde los smartphones más económicos hasta los más punteros, ordenadores, sistemas de sonido o televisores. También todo tipo de pequeños electrodomésticos y de gama blanca: aspiradores, batidoras, cafeteras…

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!