Ciencia y buen humor

Con algo de imaginación y de bagaje erudito, una mente puede cortar Europa y verla, digamos, desde dentro. Se diría, por caso, que los ensayos de Marc Fumaroli versan sobre literatura, pero más bien versan sobre Europa, también sobre su política, pero desde dentro. Como una porción de territorio cortada, de la que podemos advertir estratos y capas, como un tronco de un árbol, en el que podemos ver los años en concéntricos anillos, como una tarta de queso limpiamente seccionada en la Europa abierta del humanista Fumaroli advertimos vetas y formas extrañas que nos fascinan. Los acostumbrados accidentes geográficos, los productos interiores brutos y la política profesional quedan ya muy lejos.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!