Carolina Marín, con el Mundial todavía en duda

El 27 de enero a Carolina Marín lo primero que le vino a la cabeza fueron los Juegos Olímpicos. No por la ilusión de revalidar su oro, sino por el temor a perdérselos. El 27 de enero, en la final del torneo de Indonesia, se rompió el cruzado. La planificación del calendario para 2019 se veía truncada por una lesión muy dura que todavía es lo único cierto en su nuevo calendario.

«Me vine muy abajo. Pensé en los Juegos, en los torneos que me iba a perder y que bajaría mucho en el ranking. No quería volver hasta no estar al cien por cien porque ya en el primer partido quiero pensar solo en eso. Pero el camino también está siendo motivante. No imaginé que me estaría recuperando tan rápido pues te dicen que se suele volver al año o así y yo llevo 5 meses y la rodilla está respondiendo bien. No queremos adelantar plazos pero estamos trabajando muy bien».

A Marín, a la que siempre le ha gustado ir a los torneos a ganar, le rebaja un poco la euforia su entrenador, Fernando Rivas, que incluye la opción de ir o no ir a Basilea según el cuadro del torneo, con la intención de probar y no perder ritmo de competición. «Si llegamos al Mundial bien, si no, seguiremos el plan porque también hay grandes torneos en septiembre. La decisión la tomaremos con respecto a las sensaciones, a la evolución de la rodilla. Sobre todo sin el riesgo de volver a recaer ni de que se produzca otra lesión para compensar esta».

Para ambos ha sido un cambio casi hasta necesario para que pudieran descansar de tantos años de competición y de buscar alternativas para no perder el tiempo ni nivel a pesar de la gravedad de la lesión. «Para mí ha sido un proceso creativo. Nos hemos tenido que reinventar. Hemos tenido tiempo para preparar otros aspectos que con el calendario lleno de competiciones no hemos podido destacar: pulir la técnica sobre todo de ataque, camuflar los golpes para ganar este tiempo al rival…», admite Rivas. «A mí me ha venido muy bien también para ver la paciencia que tenía», sonríe Marín, a la que le esperan cuatro semanas de entrenamiento en Sierra Nevada para seguir avanzando en esta etapa nueva de la que vuelve a sacar optimismo y ganas para ser una mejor Carolina Marín. Tres veces campeona del mundo y oro olímpico.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *