Carlos Felipe y Sofía de Suecia difunden una guía sobre cómo los menores deben usar Internet | Gente y Famosos

Cada año que pasa los niños comienzan a utilizar Internet a edades más tempranas. Un hecho que representa ventajas en cuanto a su destreza digital pero también inconvenientes sobre los peligros a los que se enfrentan en el ciberespacio si no están debidamente tutelados.

Esta preocupación generalizada de muchos padres, incluso de quienes ya se mueven con soltura en el mundo de las redes sociales, también ha llegado a la realeza. Carlos Felipe y Sofía de Suecia, padres de dos hijos –Alexander, de casi tres años, y Gabriel que cumplió un año el pasado 31 de agosto– están muy concienciados sobre la necesidad de proteger a los niños de las inseguridades de Internet y han participado en el lanzamiento de una guía para padres, destinada a facilitar que puedan guiar a sus hijos sobre cómo utilizar Internet y las redes sociales.

En España se presentó el pasado mes de febrero el informe de Unicef Los niños y las niñas de la brecha digital en España. En él se constata que los niños que en 2018 tenían entre 15 y 16 años comenzaron a acceder a Internet con 10, mientras que los que tenían nueve y 10, lo hicieron a los siete años.

Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan los niños y adolescentes, según este estudio, es el acoso sexual. Y este es también uno de los aspectos que toca la guía que han apoyado el menor de los hijos de los reyes de Suecia y su esposa.

“Internet es increíble, pero a veces aparecen cosas que no lo son tanto: las preguntas no deseadas, las proposiciones (indecentes) y las imágenes de esta naturaleza”, afronta sin tapujos la guía con la que colaboran Carlos Felipe y Sofía de Suecia. Sin remilgos, la guía afirma: “Se ha convertido en una rutina que algunos niños envíen fotos de su pene a las niñas, pero también a otros niños. Es por diferentes razones: para llamar la atención y ejercer poder, pero también porque piensan que a la gente le va a gustar”.

La pareja real sueca también centra su atención en la brecha digital que separa en muchas ocasiones a padres e hijos. “Los padres a menudo sienten que carecen de conocimientos sobre nuevas aplicaciones o tendencias. Esta brecha entre niños y adultos es el mayor obstáculo para la comunicación. Y eso es lo que queremos que cambie este libro”, afirman Carlos Felipe y Sofía de Suecia.

Según el informe de Unicef mencionado anteriormente la clave no está en prohibir el acceso de los niños a Internet, una medida que puede provocar mayor marginación en algunas comunidades y retraso en las competencias y habilidades tecnológicas con las que tendrán que lidiar más pronto que tarde. La respuesta adecuada es reforzar la información y la responsabilidad de los niños y adolescentes para usar las nuevas tecnologías. Y en este punto es prioritaria la labor de padres y profesores, el entorno adulto con el que más se relacionan a esas edades.

Este aspecto es el centro sobre el que gira la guía auspiciada por los príncipes suecos: proporcionar herramientas a los adultos para saber cómo tratar este tema con sus hijos. También aconsejan generar un clima de confianza entre los mayores y los más jóvenes para que no puedan tener miedo a que se les culpe de lo que les haya podido ocurrir en la Red y puedan recurrir a los padres para solucionar los problemas que se les presenten. Una situación que, según la guía auspiciada por los príncipes Carlos Felipe y Sofía, los adolescentes suelen evitar si perciben que sus padres pueden rechazar o desconocer cómo comportarse ante hechos que a ellos mismos les preocupan pero se les escapan de las manos por ignorar cómo funcionan los mecanismos para moverse con seguridad en la Red.

En una cuenta de Instagram que utiliza la pareja, ambos han colgado una imagen en la que se les puede ver con el manual y donde informan que el libro se enviará a todos los hogares suecos en los que haya un niño que cumpla 10 años durante 2019, además de especificar que se trata de una iniciativa abanderada por su fundación y una institución sueca llamada Bris. 

El manual debería facilitar la conversación sobre la vida en línea entre niños / jóvenes y adultos. El libro se envía esta semana a todos los hogares en Suecia con niños que cumplen 10 años este año y es una colaboración entre nuestra fundación y BRIS, la sociedad que se ocupa de los derechos de los niños. 

 

 

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!