Cáritas alerta de «la desigualdad enquistada» y de un 18% de pobreza en Sevilla

No hay mejoría. El informe anual de la Fundación de Estudios Sociales y Sociología Aplicada de Cáritas, presentado este martes, constata una situación tanto a nivel nacional como regional o en la propia Sevilla que presenta «una enorme y grave desigualdad». De hecho, según este informe, el 18% de la población de Sevilla vive en situación de pobreza o exclusión. Así lo han subrayado el director de Cáritas, Mariano Pérez de Ayala, y el obispo auxiliar de Sevilla, Santiago Gómez Sierra, quienes han alertado de la «desigualdad enquistada en nuestra sociedad».

Pérez de Ayala ha expuesto los datos principales que reflejan esa «pobreza que se ha enquistado», recordando que la capital andaluza tiene «el triste récord de tener seis de los quince barrios más pobres de España», tal y como se expone en las últimas estadísticas oficiales, entre los que destacan las Tres Mil Viviendas y Los Pajaritos, los dos que encabezan la lista. «Un 18% de la población es pobre, pero es que dentro de ese segmento, un 9,2% sufre pobreza severa y soporta varias de las causas que llevan a la exclusión -ha señalado el responsable de Cáritas en Sevilla-. Y esa pobreza se manifiesta de forma especial en determinados barrios. La situación está enquistada, se consolida y muestra en estos lugares desempleo de más del 50%, marginalidad, abandono escolar, drogas y falta de seguridad».

Otro registro expuesto que ilustra a las claras lo que está pasando es el que indica que «el mercado laboral no asegura unas condiciones de vida dignas», ya que nada menos que un 14% de población con un contrato laboral sobrevive en situación de pobreza o exclusión social, «algo que es muy preocupante y que demuestra que tener un trabajo ya no garantiza vivir dignamente a causa de la tremenda temporalidad y de la precariedad en el empleo que se está sufriendo».

Junto a ello se ha destacado el altísimo nivel de paro que padece Sevilla, con una tasa que roza el 21% y un 12% de hogares con todos sus miembros sin trabajo. Y, por otro lado, se ha hecho especial hincapié en las «enormes dificultades en el acceso a la vivienda, que sigue provocando serios desequilibrios. Hay un 11% de la población sevillana que pasa a vivir en pobreza severa una vez que paga sus suministros».

Cáritas considera «urgente reforzar los servicios sociales públicos», puesto que en la ciudad «se llega a tardar hasta cinco meses en atender a personas necesitadas. Hay falta de personal, listas de espera y la situación no es sostenible, no se puede tardar meses en prestar esa atención tan necesaria».

Loading...

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!