Cargar las pilas

Las ambiciones de la Unión Europea para luchar contra la emergencia climática han subido dos peldaños en diciembre al ponerse como objetivo para 2030 una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del 55%, frente al 40% previsto hasta ahora. En torno a un 21% de esas emisiones de CO2 proceden del transporte por carretera, de ahí que la sustitución del uso de vehículos con motor de combustión hacia los propulsados por baterías eléctricas sea una de las vías más eficaces para reducir la contaminación. España todavía tiene que despegar en ese contexto comunitario.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!