Campazzo y la batalla contra el calendario

En mayo de 2016, en el primero de sus dos años de mili en Murcia y antes de medirse a su Real Madrid en el playoff de cuartos de aquella Liga, a Facundo Campazzo le preguntaron por el futuro en términos generales. “¿Dónde se ve dentro de tres años?”, le lanzaron. Acababa de cumplir los 25 y era solo su segundo curso en Europa, pero su respuesta fue igual de intrépida y decidida que su juego. “Mi deseo y mi sueño es jugar en la NBA y no voy a parar hasta conseguirlo”, respondió sin titubeos. Regresó a las órdenes de Laso para la campaña 2017-2018 y, en este tiempo, el genio argentino de “1,80m siendo generosos; siendo realistas 1,78 o 1,79” se ha agigantado hasta sentir, como había soñado, que el baloncesto europeo se le queda pequeño.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!