Búscame en Playa Escondida | El Viajero

Playa Escondida es una breve extensión de playa semicubierta por una pared de rocas en el corazón de las Marietas, tres islas deshabitadas que emergen en el Pacífico, a pocos kilómetros al oeste de Punta Mita, Nayarit, Jalisco, y que forman uno de los santuarios con mayor biodiversidad en México. De ahí que sea parque nacional protegido por el Gobierno de aquel país, y Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco. Practicar el esnórquel en esas aguas es toda una experiencia: tortugas marinas, mantarrayas y delfines, incluso pulpos y ballenas jorobadas, en peligro de extinción.

Hay varias empresas autorizadas que organizan tours en barco hasta este punto, desde distintas poblaciones de la costa, como Nuevo Vallarta y Puerto Vallarta. Siempre de ida y vuelta: nadie puede permanecer en las islas.

Tras una agradable travesía, el ferry parará y el guía pasará a desvelar a los excursionistas el secreto mejor guardado de las Marietas: Playa Escondida, también conocida como la playa del amor. Hay que ser muy cauteloso al entrar nadando por una cueva de piedra volcánica que se abre entre las rocas de la isla principal. La fuerza de las olas del mar ayudan a cruzar con mayor facilidad este túnel natural. Pero solo puede hacerse cuando la marea está baja. Tanto es así que un dicho local augura una vida de abundancia a quien va y pasa a la primera. Y entonces aparece la arena muy blanca, el agua muy limpia y el viento soplando por entre las rocas, mezclado con el ruido de las olas rompiendo en la orilla. Volando sobre las cabezas de los ecoturistas, diversas especies de aves, entre las que destaca el alcatraz patiazul.

Se pueden conocer las Islas Marietas, y Playa Escondida, tomando como campamento base Puerto Vallarta, ciudad colonial, destino turístico, amalgama gastronómica. A modo de referencia, el vuelo desde España y un todo incluido en un hotel de cuatro estrellas de la ciudad cuesta desde 1.150 euros por persona.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!