Boca más grande y ondas más delicadas: así es el masajeador de clítoris más innovador | Escaparate

No es este el primer artículo que publica este medio acerca de los tan en boga succionadores de clítoris. Tampoco es el primero que celebra la popularidad e importancia que los juguetes sexuales femeninos han adquirido en los últimos años. Y es que, ¿alguna vez será suficiente? Yo creo que no. Sobre todo porque por fin han encontrado el lugar que se merecían, pero también porque, por fortuna para todas nosotras, las marcas que los desarrollan continúan sorprendiéndonos con tecnologías más avanzadas, diseños más bonitos y delicados y, por encima de todo, sensaciones más intensas y placenteras.

El último de ellos en salir al mercado lo ha hecho de la mano de la firma sueca de juguetes eróticos de lujo LELO y se ha llamado SILA. Nace, esta vez, bajo el concepto de “masajeador” y no de “succionador”. Anuncia una boca más grande y profunda, pero también más suave, y unas ondas más estimulantes, que no más fuertes. Podría decir que lo mejor de todo es que lo he probado y estoy aquí para contártelo todo sobre él (lo que es cierto), pero mejor aún es que, desde hoy y durante tiempo limitado, cuenta con un descuento especial por San Valentín del 20% con el que ahorrarás más de 33 euros.

Primera toma de contacto: boca más grande y encendido agradable

Tengo que confesar que, cuando me enteré del lanzamiento de LELO SILA este pasado mes de enero, deseé tenerlo enseguida: esa forma redondeada y delicada, esa moneda metalizada y lujosa en sus laterales, esos colores pastel tan apetecibles… Quería que fuera mío por todo eso y también por su boca ampliada y, aparentemente, más confortable y reconfortante que nunca.

Cuando por fin lo tuve en mi poder, y no sin antes efectuar una carga completa como indican en sus instrucciones, pude comenzar a valorarlo en primera persona. Aunque, como voy a contarte a continuación, esas ideas fueron evolucionando a medida que lo probaba. Lo primero que me pareció fue algo incómodo de sujetar: había utilizado otros succionadores, incluido el SONA de LELO, y todos me habían resultado más fáciles de sujetar mientras los utilizaba. Su forma redonda, aunque es pequeño y cabe en la mano, lo hace menos manejable y ergonómico que otros. En contraposición, era cierto que esa boca más grande y más profunda se adaptaba mucho mejor y de forma muchísimo más rápida y sencilla al clítoris.

Me gustó, también, que el encendido (tan solo presionando el botón +) se efectuaba de una forma delicada y suave, muy poco a poco, y no de manera brusca. Aunque pueda parecer un detalle mínimo, es importante: muchas amigas y compañeras aún rechazan este tipo de juguetes porque, o bien les resulta molesta una vibración tan intensa, o bien llegan al orgasmo demasiado rápido. No sucede lo mismo con SILA, que comienza su masaje de ondas sónicas como una caricia.

Segundas impresiones: patrones sensuales y tacto extra suave

Superado el primer encuentro y satisfecha con mi nuevo juguete, lo saqué bastantes más veces del cajón de las que pensaba en un principio: cada vez me gustaba más. Al final, una vez colocado en su sitio, se sostiene de forma sencilla y se agradece que la interfaz (tan solo tres botones para aumentar o disminuir de intensidad y uno central para variar de patrón) se sitúe en la parte superior, donde es muy fácil de alcanzar y manejar.

Precisamente esto me parece justo y necesario porque, aunque con otros succionadores y masajeadores -incluso con LELO SONA- nunca me ha apetecido tanto jugar con los diferentes patrones de vibración que ofrecían, con SILA es tremendamente divertido y muy placentero intercambiarlos y probar todos y cada uno (tiene ocho diferentes) hasta acabar quedándote en el que más te gusta. Consigue así asemejarse mucho más a un momento de sexo oral compartido con otra persona.

Percibí, además, en estos nuevos encuentros, que la silicona biocompatible de alta calidad con la que está fabricado es ultrasuave y súper delicada para con tus zonas íntimas. Sin embargo, como aconsejan desde la firma, probé y comprobé que resulta aún más placentero y agradable utilizarlo con un poco de gel lubricante (todos los juguetes LELO incluyen un sobrecito, pero también puedes conseguir su hidratante íntimo aquí).

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!