¡Bienvenidos a Sevilla, sanitarios!

Antes de que arreciara la pandemia, Sevilla se había consolidado como un imán para el turismo nacional e internacional. Cuando la crisis del coronavirus arreciaba en China e Italia, la capital andaluza seguía batiendo récords de visitantes, ajena a las cancelaciones en cadena de los viajeros de aquellas latitudes. La encuesta de Ocupación Hotelera que el INE publicó a finales de marzo acreditaba que la ciudad del Guadalquivir había registrado un incremento del 4,05% en los primeros dos meses de 2020. En esta etapa de confinamiento y desescalada, donde antes atronaba el traqueteo de las maletas de los turistas sobre los adoquines del centro histórico y los cascos de los carros de caballos, ha reinado un incómodo silencio.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!