BIC y Aldeas Infantiles se unen para lograr una vuelta al cole en igualdad de condiciones para todos los niños | Mamás y Papás

La vuelta al cole es uno de los momentos de mayor gasto para los padres. El Observatorio Cetelem Estacional calculó hace unas semanas que los españoles tenían previsto gastarse en torno a 230 euros durante estas primeras semanas. Sin duda, una de los principales partidas es la destinada a la papelería: bolis, rotuladores, marcadores, lápices de colores… Es probable que muchos de ellos sean de la —casi podemos decir legendaria— marca BIC.

Pues bien, quien vaya a adquirir algunos de estos productos se alegrará de saber que una parte de lo que pague al adquirirlos irá a parar a Aldeas Infantiles SOS España. Porque la marca francesa y la ONG han llegado a un acuerdo de colaboración por la que los de los bolis realizarán una aportación de 20.000 euros basada en las ventas de determinados productos.

El objetivo de BIC y Aldeas Infantiles SOS es que familias que están atravesando dificultades puedan hacer ese regreso a las aulas en igualdad de condiciones, a pesar de la brecha digital, que hace esa desigualdad aún más evidente que en cursos anteriores ante las dificultades que ha traído la covid. Pedro Puig, presidente de la ONG: “En estos últimos meses hemos visto incrementar el número de familias que demandan nuestra ayuda para hacer frente a necesidades que hasta ahora tenían cubiertas, como por ejemplo, la adquisición del material escolar. Se sienten solas y desorientadas. Algunas ya habían formado parte de nuestros programas, otras se acercan a nosotros por primera vez. Prevemos, además, que este escenario empeorará y que muchos más niños y familias necesitarán nuestra ayuda en los próximos meses”.

No olvidemos que este curso, con muchas clases online, va a ser especialmente complicado. “Las limitaciones de recursos y capacidades para apoyar el aprendizaje en casa y las dificultades de conciliación están poniendo en peligro el derecho a una educación de calidad de una parte de la infancia en nuestro país y condicionando su futuro. El 8,2% de los menores de 18 años en España viven en hogares que no pueden permitirse tener un ordenador y al menos 100.000 no tiene conexión a internet”.

Pero estas familias no solo deben enfrentarse a las dificultades económicas: “La educación online requiere también de un seguimiento y apoyo en casa que no todas las familias pueden ofrecer, ya sea por falta de tiempo o de capacidades”, Comenta Puig. Por todas estas razones, el presidente de la ONG afirma que “desde Aldeas Infantiles SOS trabajamos para que la desigualdad social no determine el futuro de los niños y de las niñas en situación de vulnerabilidad”. Lo hacen desde cualquiera de los 29 Centros de Día que tienen distribuidos por toda España y en los que se ofrece orientación a los padres para que puedan cuidar mejor de sus hijos a quienes se facilita recursos para favorecer su desarrollo físico, intelectual y emocional. El objetivo es evitar medidas como la separación de un niño de su familia. Un verdadero drama para los críos y sus padres.

Por esta razón, la ONG agradece tanto haberse puesto en el punto de mira de la BIC Corporate Foundation, desde la que se promueve el acceso a la educación a niños y niñas. Pedro Domingos, director general de BIC Iberia, afirma que la empresa francesa tiene el “compromiso de trabajar para que 250 millones de niños y niñas de todo el mundo hasta 2025 tengan acceso a una educación inclusiva y de calidad”. Así se asegura en Writing the future, together, sus compromisos de desarrollo sostenible publicados en 2017.

Este año ha sido Aldeas Infantiles SOS; el año pasado, Cruz Roja Española, con la que impulsaron la campaña “Compra un boli, dona un boli”, gracias a la que la compañía donó alrededor de 40.000 bolígrafos destinados a niños en edad escolar que forman parte de Proyectos de Infancia, Juventud e Intervención Social de la ONG.

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!