Bankia, la mayor crisis sin responsables

Resulta imposible que los ciudadanos comprendan la sentencia absolutoria de la Audiencia Nacional sobre Bankia. El desconcierto no se debe a que los medios de comunicación hubieran hecho ya un juicio paralelo condenatorio previo. No, la confusión deriva de que ya existía una fundada idea de la irregular salida a Bolsa de Bankia, que atrapó a 350.000 ahorradores, gracias a dos sentencias del Tribunal Supremo de 2016. Ambas establecieron que “la información económica financiera contable divulgada al público suscriptor resultó inexacta e incorrecta, en aspectos relevantes, primordiales y sustanciales”. Y que “las graves inexactitudes de la información contenida en el folleto” fueron “la causa del error sustancial” sufrido por los compradores. Tras estas sentencias y más de 125.000 reclamaciones Bankia se vio forzada a devolver unos 1.800 millones de euros a los perjudicados.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!