Avisos y deberes

El problema de la vuelta al colegio en España es la covid-19, sin duda alguna, pero se ha rodeado ya de tantos elementos de distorsión que la gestión ineficiente parece haberse convertido en otro enorme factor de riesgo ante un curso ya de sobra complicado por la pandemia. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamó ayer a los presidentes autonómicos que los cierres de colegios sean consensuados con el Ministerio de Sanidad y las comunidades limítrofes y que todas huyan de la unilateralidad en sus medidas. El aviso es procedente, porque toda medida de cierre para evitar contagios puede trasladar el peligro a otro lugar. Y es también síntoma del pulso que empieza a librarse entre regiones después de que Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, acusara a Madrid de ser una “bomba radiactiva vírica” que perjudica a sus vecinas ante el desproporcionado aumento de casos en la capital. Los recelos territoriales se disparan y obligan al Gobierno a reforzar la coordinación, a ejercer un liderazgo que ha estado demasiado ausente y a esforzarse para imponer la serenidad necesaria.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!