Auge, delirio, desplome…¿y resurrección de Kepa?

La carrera de Kepa Arrizabalaga arrancó como un cohete. Desde los 10 años en Lezama, aún no había cumplido 18 cuando se sentó por primera vez en el banquillo de San Mamés, aunque no se quedaría en el primer equipo del Athletic hasta septiembre de 2016, cuando llegó para ser tercer portero y a los dos años ya era titular y estaba en la órbita del Real Madrid, al que daría calabazas. Su estadía en San Mamés duró un suspiro: el 8 de agosto de 2018, con 24 años aún no cumplidos, se convirtió en el portero más caro de la historia del fútbol cuando el Chelsea pagó su cláusula de 80 millones de euros y batió así el récord establecido solo unas semanas antes por el Liverpool con la adquisición del brasileño Alisson por 72,5 millones de euros.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!