Así conseguiría Kipchoge el récord oficial por debajo de las dos horas

Abel Antón, bicampéon del mundo de maratón, dijo este sábado que el keniano Eliud Kipchoge, el primer hombre en bajar de las dos horas en la prueba de los 42 km y 195 m, está “perfectamente capacitado” para volver a hacer ese “marcón” en un maratón oficial como el de Londres.

Antón, que participó este sábado en Soria en el VI Memorial de Duatlón María García, dijo a EFE que él siempre ha manifestado, desde que se hicieron 2 horas y 57 segundos en el maratón, que el keniano iba a bajar de la barrera de las dos horas. “Lo tenía tan claro por el récord de la media maratón, que se podía hacer perfectamente en 59 minutos, y Kipchoge lo ha demostrado en este último reto”, destacó.

Apuntó que si el atleta keniano participa en el maratón de Berlín u otro de nivel y lleva liebres hasta el kilómetro 30, está perfectamente capacitado para bajar de dos horas “y hacer un marcón”. Para Antón, para conseguir estas marcas hay que tener facultades “y nacer con ellas”. “Estamos hablando de Kipchoge como si fuese un atleta desconocido, pero con 18 años ganó nada más y nada menos que a Bekele y a El Gerrouj en un 5.000 metros en París, en un Campeonato del Mundo. Les dio un repaso bueno, lo que significa que ya apuntaba maneras”, resaltó.

Para el bicampeón del mundo de maratón, una de las claves del éxito de Kipchoge son los entrenamientos que ha realizado para afrontar este reto de bajar de las dos horas, “que han tenido que ser superintensos y dejan a un deportista machacado. La recuperación es clave para afrontar el siguiente reto”.

Antón señaló que imagina que la próxima cita de Kipchoge será el maratón de Londres, el mejor del mundo en participación y en nivel de atletas, “y querrá volver a repetir ser campeón olímpico”. El cuerpo humano “siempre tiene más margen de mejora en el fondo que en la velocidad”, subrayó. “Ahora se baja de dos horas, pero no podemos saber lo que pasara dentro de cinco o diez años”, añadió.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!