Árbol grande, hacha pequeña

Steve McQueen empezó a trabajar en Small Axe, su nueva antología de cinco películas sobre el difícil encaje de los afrocaribeños en la sociedad británica de la posguerra, con la obsesión de que fuera emitida en BBC One, la primera cadena de la televisión pública, la que sintonizan los jubilados mientras cenan pastel de riñones. “Quería que mi madre las pudiera ver”, ha dicho el director. Era también la manera más rotunda de corregir, con luz y taquígrafos, la historia oficial de la inmigración antillana en el Reino Unido, invitada a reconstruir un país en ruinas y luego empujada hacia la puerta de salida cuando las tesis xenófobas prosperaron y la otredad se empezó a percibir, ya medio siglo antes del Brexit, como un peligro existencial para una nación en duelo por su difunto imperio.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!