Apostar en internet causa al cerebro un efecto similar al de la cocaína

¬ęSi cogemos una fotograf√≠a de una persona que consume coca√≠na y de otra que juega, no sabr√≠amos distinguir qu√© cerebro es cu√°l¬Ľ. Esta afirmaci√≥n del psiquiatra Gonzalo Haro, responsable del programa de Patolog√≠a Dual del Hospital Provincial de Castell√≥n, da una idea de c√≥mo las apuestas en internet pueden causar perjuicios en la conducta de los j√≥venes.

“Existe una vulnerabilidad com√ļn porque, al fin y al cabo, las adicciones comportamentales act√ļan sobre las mismas v√≠as y mecanismos que las adicciones con sustancia”, afirma el experto para a√Īadir que ese cerebro “ha cambiado y favorece que haya adicciones cruzadas”.

Asimismo, Haro ha a√Īadido que las nuevas tecnolog√≠as son una “herramienta de f√°cil acceso para perpetuar a j√≥venes que est√°n en la √©poca digital” y ha abogado por el “uso juicioso” de las mismas como mecanismo de prevenci√≥n.

De hecho, los est√≠mulos luminosos y de recompensa de las apuestas en internet resultan especialmente nocivos en el cerebro en desarrollo de los j√≥venes, a quienes pueden provocar problemas de adicci√≥n ¬ępara toda la vida¬Ľ, seg√ļn el psiquiatra Augusto Zafra, responsable de las unidades de Salud Mental y Desintoxicaci√≥n Hospitalaria en los hospitales Vithas Nisa Valencia al Mar y Aguas Vivas.

Este especialista y otros expertos del ramo alertan de que estas modalidades de juego tan en boga son “verdaderamente peligrosas” y, en el caso de Zafra, advierte del “frenes√≠ cerebral” que se produce con esos est√≠mulos inmediatos y “muy poderosos”, dado que el circuito de la ludopat√≠a es un “comportamiento adictivo”.

Zafra y Haro han participado en este foro junto a Jos√© Mart√≠nez Raga, vicepresidente de la Sociedad Espa√Īola de Patolog√≠a Dual (SEPD), en los “Di√°logos EFE Salud: Salud mental y adicciones”.

En el encuentro, organizado por la Agencia EFE en colaboración con Hospitales Vithas Nisa, también ha participado Pilar Martínez, que está siendo tratada de su adicción al alcohol.

El concepto de adicci√≥n, seg√ļn Zafra, va “√≠ntimamente relacionado” con los de est√≠mulos inmediatos y r√°pidos pero ha explicado que no es lo mismo “la ludopat√≠a cl√°sica de la m√°quina de casino que la de uno que se conecta a internet 24 horas y tiene est√≠mulos luminosos, de recompensa”.

Haro ha destacado que actualmente puede afirmarse que “solo genera adicci√≥n la conducta de los juegos de azar con dinero. Y ah√≠ tenemos a los chavales de 15 a√Īos con el m√≥vil apostando a ver qui√©n gana el ‘cl√°sico'” duelo futbol√≠stico entre Real Madrid y Barcelona.

“Hay que tener claro que la adicci√≥n es una enfermedad cr√≥nica” y si cuando se es adolescente se desarrolla un adicci√≥n a las apuestas es para “toda la vida” porque el sistema de la motivaci√≥n “ya lo tienes da√Īado”, ha indicado.

Seg√ļn Haro, en las personas con un trastorno de ludopat√≠a tambi√©n es muy prevalente el alcoholismo. “Las sustancias, de alguna manera, act√ļan en el mismo n√ļcleo” y si este est√° da√Īado, la persona pasa a ser vulnerable “al desarrollo de otras adicciones“.

Para Mart√≠nez Raga, lo √ļnico que tiene la consistencia cient√≠fica en cuanto a la adicci√≥n comportamental es la adicci√≥n al juego, y aclara que el hecho de que un menor est√© jugando a un determinado juego o en las redes sociales m√°s horas de las que toca “puede ser un problema en el contexto de otros aspectos del desarrollo del cerebro de ese ni√Īo, pero no es un adicci√≥n”.

Vulnerables

Los problemas de adicci√≥n que se est√°n produciendo con el juego “reflejan todo el problema de la vulnerabilidad. Cuando ampliamos la exposici√≥n a una determinada conducta o sustancia adictiva, abrimos el paraguas a que m√°s gente se exponga y pueda desarrollar una adicci√≥n”.

A la pregunta de en qu√© partes del mundo hay m√°s prevalencia de adictos al juego, contesta: “En aquellas donde est√° legalizado, donde hay m√°s f√°cil acceso, y no es porque todos viajen all√≠”.

Ha se√Īalado que incluso ha visto que en los bares han instalado unidades para apostar por internet: “Esto es un descontrol, hab√≠amos logrado much√≠simo porque se prohibi√≥ el ruido en las m√°quinas tragaperras de los bares, solo hab√≠a luces, y ahora hemos dado un paso atr√°s y hemos aumentado lo est√≠mulos por todas partes”.

Considera que la mejor manera de prevenir en la salud mental es retrasar el inicio en el consumo de cualquier sustancia o en los juegos de azar.

El esfuerzo deber√≠a dirigirse a que mientras en los j√≥venes el cerebro no termine de madurar, “no entre ning√ļn t√≥xico y no haya juegos de azar, sean ‘on line’, en el m√≥vil o apostando en el f√ļtbol”, ha afirmado.

“Si gast√°ramos todas las energ√≠as en hacer eso eficaz, el tema de legalizar o ilegalizar pasar√≠a a ser secundario”, ha se√Īalado Mart√≠nez Raga, quien aunque se ha prohibido la publicidad de alcohol en los deportes se pregunta: “¬ŅCu√°ntos equipos de Primera Divisi√≥n tienen patrocinios de apuestas ‘on line’?”.

Lee m√°s: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *