Apasionante

Dicen que las pasiones alimentan la vida y los sueños de la gente. Y son muy diversas, realistas, imaginarias, artísticas, amorosas, excéntricas, aunque sospecho que en esta época están a la baja, que lo único inaplazable es eludir al bicho y buscarse el sustento, tarea problemática si no se milita en profesiones tan seguras como la política y el funcionariado. Por ello, me sorprende gratamente que algunas personas todavía mantengan pasiones. Por ejemplo, la periodista Ana Pastor cuando asegura al final del debate sobre las elecciones catalanas: “Vamos a seguir aquí durante tres días apasionantes”. Qué bonito poder gozar de días apasionantes cuando para la inmensa mayoría del personal los días son grisáceos, angustiosos, interminables, sombríos.

Seguir leyendo

Lee más: elpais.com


Comparte con sus amigos!