Antisistemas cercados por los delirios

Un timbre impoluto, una fachada encalada y unas vallas blancas bordeando la piscina sugieren que María Gombau y Gabriel Salvador Carvajal trataron de adecentar la casa de campo que habían okupado, al menos hace dos años, en mitad de un camino de tierra de Godella, a pocos metros de dos de las mejores urbanizaciones de Valencia. A través del cañizo, un carrito de supermercado repleto de trastos, una nevera portátil y una caja para transportar frutas de la huerta rodeados de hierbas parecían desmentir esas ráfagas de orden. «No vivían en las mejores condiciones, pero la casa no es una pocilga», apuntalan quienes en las últimas horas la han rastreado palmo a palmo. Amiel, de tres años y cuatro meses, tenía a su disposición un amplio y pertrechado patio de juegos con toboganes, casita, canastos repletos de juguetes, laberinto y varias mesas y sillas infantiles al aire libre, bajo un enorme pino y llorones. Su padre lo llevaba en bicicleta cada mañana hasta el colegio de Rocafort, al otro lado de la carretera. «Son perro flautas, pero la impresión que daban es que los niños estaban atendidos a su manera», dice una vecina de Rocafort, incapaz de digerir el horror que se ha conocido. La madre de María los visitaba cuando paseaba a sus perros y les había comprado algunos muebles, según estos mismos vecinos, aunque la relación con su hija no era buena. La pareja presumía de ser antisistema. María Gombau fue detenida en junio de 2011 durante una protesta del movimiento 15M, cerca de las Cortes valencianas. Ella y su grupo de «indignados» acampaban en la plaza del Ayuntamiento de Valencia abogando por una «democracia real». Fue arrestada junto a otros activistas acusada de desorden público y atentado a la autoridad. También le consta una detención por posesión de hachís. Los investigadores no se pronuncian sobre si la pareja estaba bajo los efectos de algún estupefaciente cuando se cometió el doble crimen. Los rumores dan por sentado que fumaban porros y tomaban alucinógenos. «En las dos últimas semanas estaban muy raros». A Gabriel, belga de padres españoles, lo definen como un «iluminado» que apenas se relacionaba con nadie. La reencarnación, la paz, el cuidado del medio ambiente y los pueblos oprimidos de todo el planeta formaban parte del «leit motiv» de la pareja. «El no pecar te da la magia, el no pecar te da la gracia, el no pecar te da el café», cantaba guitarra en mano Carvajal, como aparece en un vídeo de su canal de «Youtube». Su mujer lo celebraba. María fue trasladada tras el hallazgo de los cuerpos de sus hijos a la unidad psiquiátrica de un hospital valenciano para ser evaluada por los especialistas, dado que le constan antecedentes de problemas mentales. «Él tampoco debe de andar muy bien aunque no sabemos si ha sido diagnosticado». Hoy pasarán a disposición de un juez de Paterna.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *