Amazon despide a cientos de trabajadores mediante un algoritmo

Las condiciones laborales de Amazon vuelven a estar bajo sospecha. Mientras aquí en España la compañía dirigida por Jeff Bezos se ha enfrentado a varias huelgas en fechas señaladas como el Black Friday por parte de los trabajadores del centro logístico de San Fernando de Henares (Madrid), ahora el foco se centra en el local logístico que la multinacional de comercio electrónico tiene en Baltimore (EE.UU.). En concreto, según publica el portal The Verge, Amazon despidió a cientos de trabajadores en un año por baja productividad, un dato que calculaba mediante un algoritmo propio.

Una carta firmada por un abogado que representa a Amazon detalla este hecho. En concreto, explica que cientos de trabajadores del centro logístico de Baltimore fueron despedidos entre agosto de 2017 y septiembre de 2018. Un portavoz de la compañía explica que fueron unos 300 los despedidos y reemplazados, lo que significaría que Amazon echó al más del 10% de la planta, que tiene unos 2.500 empleados, por su baja productividad.

Estos despidos por parte de Amazon son algo habitual. De hecho, la compañía explica que este proceso tiene el objetivo de mantener una alta productividad. Según el abogado, «Amazon termina constantemente con los empleados del centro de cumplimiento por no cumplir repetidamente con las tasas de productividad estandarizadas».

En el propio documento del abogado se añade un listado de unos 900 trabajadores donde justifica su despido por «productividad» o «tendencia de productividad». Desde la compañía matizan que se trata de un error que solo aparezcan esas dos razones.

Extracto de la lista a la que ha tenido The Verge – ABC

De todos modos, la mayoría de las criticas vienen por la presión laboral que tienen que sufrir los trabajadores. «Deben ser eficientes en cada pedido», detalla la carta. Además, explica que para garantizar las cuotas de productividad, Amazon ha patentado un algoritmo que mide la eficiencia del empleado. «El sistema de Amazon rastrea las tasas de productividad de cada trabajador», según la carta, «y genera automáticamente advertencias o terminaciones relacionadas con la calidad o la productividad sin la participación de los supervisores».

Loading...

El sistema mide el tiempo que los trabajadores están sin hacer su trabajo. Si se exceden demasiado, lanza advertencias que pueden acarrear el despido del empleado. Esta vigilancia incluso provoca que muchos trabajadores desistan de ir al baño para no ver perjudicada su productividad.

Una de las voces más críticas es la de Stacy, Mitchel, codirectora del «Institute for Local Self-Reliance», que recrimina que la multinacional vea en los trabajadores a números y no a personas. Según ella, «Una de las cosas que escuchamos constantemente de los trabajadores es que son tratados como robots».

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!