Amancio Ortega extiende su imperio inmobiliario hasta las lindes de la Casa Blanca

Son las calles y avenidas más codiciadas del mundo. Esas que ilustran las postales para turistas, albergan las firmas de moda más demandadas y figuran en las agencias inmobiliarias más prestigiosas. Despertar en ellas es un sueño al alcance de muy pocos. Pero el ojo inversor de Amancio Ortega (83 años) no falla y poco a poco ha ido pinchando una chincheta en su mapamundi particular en cada una de las principales arterias del planeta. Su última adquisición se sitúa en EE.UU. concretamente en Washington, muy cerca del despacho desde el que Donald Trump trata de regir los destinos de Oriente y Occidente.

12 plantas

A través de Pontegadea ha llegado a un acuerdo para la adquisición de un edificio de oficinas de 12 plantas, en el número 815 de Connecticut Avenue en Washington, frente a la Casa Blanca. La operación esta valorada aproximadamente en 230 millones de dólares (207,7 millones de euros), según informaron a Europa Press fuentes conocedoras de la transacción. Una operación sobre la que, desde Pontegadea, han declinado realizar comentarios a preguntas de ABC.

El edificio está arrendado al despacho de abogados Baker McKenzie, además de a Cornell University, Sumitomo Corp. of America y United Airlines, entre otros, según adelantó ayer «Expansión» citando a la publicación especializada «Real Estate Alert».

Ortega invierte buena parte de los dividendos que recibe de Inditex en el ladrillo, una cartera de activos inmobiliarios integrada fundamentalmente por edificios de oficinas, no residenciales, situados en el centro de grandes ciudades en España, Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Asia.

9.767 millones de euros

Su cartera inmobiliaria está valorada -sgún datos de finales de 2018- en 9.767 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,5% respecto al ejercicio anterior, agrupada en su sociedad Pontegadea Inversiones, que cuenta con un patrimonio neto de 23.493 millones de euros, superior a los 21.006 millones de euros de un año antes.

Loading...

Entre las joyas de su imperio figuran emblemáticos edificos como el de Gran Vía 32, en pleno centro de Madrid. La majestuosidad de su tamaño y sus molduras entroncan con el ADN del Madrid de la década de los 60. El inmueble albergó los primeros Grandes Almacenes de Madrid, que inspiraron la famosa serie «Velvet». Pero el referente a la Alta Costura en la España de 1958 impregna más bien poco a día de hoy el edificio ocupado por el gigante del lowcost Primark y una marabunta de gente deambulando con su característica bolsa de papel marrón. Y de Madrid a Londres, donde Amancio tambiés es dueño del edificio de la tienda de Primark en Oxford Street, entre otros muchos inmuebles. Los tentáculos inversores de Amancio se extienden hasta Seúl. En 2016, inicio su aventura asiática comprando el edificio M Plaza, localizado en la céntrica zona comercial Myengdong.

Pero su principal calle siempre estará en Arteixo. El Concello de Arteixo modificó en 2001 el nombre de la avenida de la Moda para dedicársela al empresario que mejor representa en el mundo el valor de la marca España.

Lee más: abc.es


Comparte con sus amigos!